El libro de la semana

La colección de libros institucionales incluye todos aquellos materiales editoriales que reflejen la historia, el presente y la proyección académica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), la Escuela de Medicina y la de Enfermería son los planteles de mayor antigüedad en nuestra casa de estudios, si es que sumamos los años que pertenecieron al antiguo Instituto Científico Literario, (ICL).

La Escuela de Enfermería se creó el primero de abril en 1922 en la época del Instituto Científico Literario y la Escuela de Medicina nació 23 años después.

El interés de quienes formaron parte de la entonces llamada Escuela de Medicina ahora denominada área académica de medicina encargaron a la doctora Mercedes Alanís indagar los antecedentes de su ceración, los personajes y protagonistas de ese plantel con más de 70 años de existencia.

Por lo que la investigadora inició su crónica en La Escuela de Medicina de la UAEH. Setenta años de tradición con un dato esencial y describe: “El 5 de febrero de 1945 se creó la Escuela de Medicina del Instituto Científico Literario en la capital hidalguense. Han pasado 73 años desde entonces y hoy se vive una etapa de reconocimiento e internacionalización de la licenciatura de médico cirujano. Vale la pena conocer cómo empezó esa aventura y quiénes han sido sus protagonistas, a lo que este libro, resultado de una amplia investigación, –sustentada en diversas fuentes documentales, visuales y diversas entrevistas–, organización y redacción de la historiadora Mercedes Alanís da cuenta de ello a manera de homenaje en el marco de los festejos del 70 aniversario de la institución celebrados en 2015.

El libro La Escuela de Medicina de la UAEH. Setenta años de tradición está organizado en cuatro capítulos. El primero, nombrado “Antecedentes”, se centra en la importancia de los institutos científicos y literarios en el México independiente y sobretodo en las características de la creación y primeros años del Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios a partir del 3 de marzo de 1869, hasta la tercera década del siglo XX, época en que se dio un giro importante en la vida del Instituto Científico y Literario, pues la Ley de Enseñanza Pública del Estado debía elevar el grado de conocimientos y proporcionar más estudios de los que proporcionaba hasta ese entonces.

En el capítulo dos, “Los primeros años”, se aborda la creación de la Escuela de Medicina en 1945. Antes de adentrarse en el proceso y los actores que estuvieron involucrados en la creación de las tres primeras carreras en el instituto –Medicina, Derecho e Ingeniería–, se hace un breve recorrido por la historia de los hospitales que se han asentado en la ciudad de Pachuca desde el siglo XVIII, comenzando por el hospital erigido por la orden hospitalaria de los Juaninos, y cuyo edificio es hoy en día sede emblemática de la máxima casa de estudios de la entidad, ubicado en la calle Mariano Abasolo. Se hace alusión al hospital municipal, posterior hospital civil y la creación en 1940 del segundo hospital civil, un edificio ad hoc a las necesidades de su época, ubicado en la calle Eliseo Ramírez Ulloa número 400, institución que resultó clave para la atención médica de la población hidalguense y para el desarrollo y arraigo de la Escuela de Medicina, como se explica a lo largo de las páginas del libro.

Tanto en ese segundo capítulo como en el tercero, “Consolidación”, se refieren las contribuciones que cada director imprimió a la Escuela de Medicina, pasando por el primero Ricardo García Isunza, Alberto Zoebisch Sánchez, Gastón Barranco Salinas, Hermenegildo Acoltizn Baños, Joaquín Lara Delgado, Raúl Berber Cutiño y nuevamente Alberto Zoebisch. Fue en la década de 1970, durante la gestión de Nicolás Soto Oliver, que la Escuela de Medicina, de la ya Universidad Autónoma de Hidalgo, tuvo que tomar la decisión de completar el ciclo de estudios, pues la UNAM ya no recibiría a los alumnos a partir del tercer o cuarto año, tal como había sucedido desde 1945. Ese cambio administrativo conllevó también ampliar la infraestructura de la escuela en las instalaciones de Ramírez Ulloa, que le ha dado la fisonomía que en buena medida se conserva hasta el día de hoy.

Durante la administración universitaria del rector Jesús Ángeles Contreras, y bajo la dirección de la Escuela de Medicina del médico Nicolás Soto Oliver, egresó la primera generación que cursó el ciclo completo de los estudios de medicina en la máxima casa de estudios de la entidad. Le siguieron en la tarea de consolidar los estudios de medicina en Hidalgo los directores Luis Corzo Montaño, Adrián Valdez Espinosa y Horacio Mejía Gutiérrez.

En el cuarto capítulo “Expansión”, se da cuenta de las décadas más recientes, donde la Escuela de Medicina pasó a formar parte del Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa) como área académica de medicina en las nuevas instalaciones ubicadas en San Agustín Tlaxiaca, espacio que hasta el día de hoy sigue compartiéndose con las instalaciones ubicadas en Ramírez Ulloa. En esa etapa de crecimiento y transformación de la universidad y una mayor visibilidad, la Escuela de Medicina se ha posicionado como una institución cada vez más reconocida.

Esa etapa ha sido encabezada por las gestiones de los médicos Enrique Gil Borja, Humberto Augusto Veras Godoy, nuevamente Enrique Gil Borja, Eduardo Rangel Flores, Graciela Nava Chapa, la única mujer que ha encabezado medicina, y el actual jefe del área académica de medicina, Luis Carlos Romero Quezada.

A lo largo de las páginas del libro, ilustrado ampliamente, el lector podrá conocer acerca de planes y programas de estudio que se han creado en el ejercicio pleno de la autonomía universitaria, prácticas clínicas, enseñanza en aulas, residencia en centros hospitalarios, servicio social, reconocimientos académicos a profesores y estudiantes, acreditaciones y certificaciones por órganos académicos externos que han valorado el desarrollo de una universidad pública que ha logrado prestigio por sus resultados y la empleabilidad y la competencia profesional de sus egresados, el libro La Escuela de Medicina de la UAEH. Setenta años de tradición además da cuenta de los festejos conmemorativos que ahora ya forman parte de una historia que es recreada para mantener viva la memoria y fomentar la identidad de la licenciatura de médico cirujano de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH). Cabe recordar que tal como reza el subtítulo de esa edición… la historia continúa.

La publicación se puede consultar en las bibliotecas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en la librería Carácter, ubicada en Ciudad del Conocimiento.

Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

Comentarios