La ética y la objetividad profesional son pilares del periodismo. El medio que no cuide estos dos altos valores no puede aspirar a ser el baluarte informativo y formativo de una sociedad. Si bien hace tiempo se discutió y reconoció que la objetividad como tal no existe, ésta en el periodismo se refiere a la integralidad de los datos, de las visiones y versiones de los hechos, al profesionalismo, en suma. Respecto a la ética, ni que decir, hace otro tanto tiempo se ha vuelto valor indispensable del periodismo. No hay posibilidad de evadirla en los medios de a de veras. En esta se funda la credibilidad y respeto hacia los medios, hacia el ejercicio periodístico y hacia los periodistas.
Sin embargo, para una querida lectora de nuestro diario cada vez nos alejamos más de uno y otro punto en la labor informativa. Son tres puntos en los que ve la fragilidad del periodismo que desde este medio se hace: los constantes señalamientos a Yolanda Tellería Beltrán, alcaldesa panista del municipio de Pachuca; el tratamiento visual de un problema grave como lo es el feminicidio; el poco tacto y respeto a los datos personales de personajes públicos como los escoltas de la alcaldesa de Pachuca y la constante chabacanería misógina del caricaturista Ivanevsky.
En misiva a la defensoría de los lectores de este diario, expresa: “Con preocupación he visto que las últimas publicaciones de El Independiente, se han presentado situaciones cada vez más frecuentes, como las que detallo:
1. Misoginia: al atacar de manera evidente la forma en que desempeña la alcaldesa de la ciudad su labor, situación que raramente se presentaba con el anterior alcalde en funciones, Eleazar García.
2. Falta de sensibilidad: al presentar en su portada la fotografía de un feminicidio (cierta o no, pero que en el imaginario colectivo se percibe como real), de la forma más burda e irrespetuosa.
3. Falta de ética profesional: ya que se reprodujo un recibo de viáticos por la cantidad de 150 pesos, de los escoltas adscritos a la señora alcaldesa. Hecho que privilegió mostrar el documento completo sin importar que también se visualizaran los datos personales del escolta responsable de los viáticos (nombre y dirección), con lo que este queda expuesto y en una situación de riesgo. Hay que recordar que el trabajo de un escolta implica tener adversarios y al identificarlo plenamente se puede tener consecuencias, incluso de seguridad y riesgo de vida. Si el escolta quisiera tiene los elementos necesarios para interponer una demanda al diario por la publicación de información estrictamente privada e íntima.
4. La continua falta de respeto hacia las mujeres en las caricaturas de Ivanevsky, que pareciera que su labor principal es denostar a la mujer a la menor provocación y con cualquier pretexto. Reafirmando los prejuicios y estereotipos sobre las mujeres.
Todas y cada una de estas situaciones señaladas revelan una grave falta a la ética y al respeto de los derechos humanos de sus lectores y los protagonistas de las noticias, olvidando su misión profesional e informativa y que, supuestamente, tendrían la obligación de cumplir. Esto no revela más que un deterioro en la calidad informativa y profesionalismo del periodismo ejercido en este diario y que es requisito básico de un periodismo objetivo, veraz y, sobre todo, profesional. Lanzo un llamado y una protesta, a través de la defensora de lectores, para que escuche estos señalamientos el director de este medio y tome cartas en el asunto.”
Con este llamado, la lectora apela a que se escuche y se tomen medidas para cuidar los aspectos señalados y, sin duda, representa el sentir de varios lectores que entre pasillos de la universidad de manera constante me interpelan sobre el descuido editorial para “detalles” de este tipo que no significan cualquier cosa sino un contrasentido al periodismo que representa este medio universitario y que debiera ser ejemplo y líder de un periodismo serio, acucioso y altamente plural y profesional. Más de una vez les he pedido utilicen los medios oficiales para dejar consigna e invitar a la dirección y cuerpo editorial de Libre por convicción Independiente de Hidalgo a reflexionar y profesionalizar su labor. En esta protesta en particular he revisado los temas denunciados y, sin duda, tiene razón. De un tiempo acá se evidencia de manera parcial el desempeño público de Yolanda Tellería sin mediar información rigurosa, al grado que parece ataque con consigna. Respecto al tema de la representación gráfica del feminicidio y el sexismo de Ivanevsky tiene razón también, en ediciones anteriores de esta columna se ha señalado e invitado a cuidar el tratamiento de estos temas. En el caso de la publicación de información personal y privada, este es el primer llamado. La lectora señala, y dice bien, que poner datos como dirección y firmas, además de nombre completo consignados en un documento oficial, vulnera la integridad de la persona en cuestión. Bien podrían haberse tachado esos datos y mostrado el cuerpo del oficio publicado para demostrar cómo se gastan los recursos en viáticos de escoltas (que son de pena, por cierto, porque para la alimentación de tres escoltas apenas si son 150 pesos, lo que confirma que no se informa sino se usa la información para denostar a la alcaldesa).
En conclusión, hago un llamado a la dirección editorial de este medio a ceñirse a los criterios profesionales y éticos del periodismo, cuidando la línea informativa y formativa de su cuerpo de reporteros. Saludo a nuestra querida y atenta lectora, con esto queda atendida su inquietud y legítima protesta.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorLa guerra sucia caracteriza al sexenio de EPN
Artículo siguienteThe Plastic Revolution y Románticos de Zacatecas en Circuito Indio
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.