La fiesta de los Angelitos quedó para mejores tiempos

752

Tulancingo.- Las peregrinaciones y grandes concentraciones de personas, reflejo del fervor de los creyentes católicos hacia la Virgen de Nuestra Señora de los Ángeles, así como la fiesta en su honor, quedará para otros y mejores tiempos debido a la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Apenas una veintena de feligreses se concentró al interior de la nave principal del templo para adorar a la Virgen de los Angelitos, mientras que en el patio personas que apoyan las labores del templo católico limpiaban las bancas para la siguiente misa que en breve sería realizada de las programadas cada hora, que en general registraron entre 20 y 30 asistentes cada una.

Contrario a otros años, en esta ocasión no había presencia de peregrinos, provenientes de comunidades indígenas del Valle de Tulancingo, Sierra Otomí Tepehua, así como de diferentes puntos del estado, e incluso de Puebla y Veracruz.

Algunas tiendas de artículos religiosos, abarrotes, alimentos preparados, ubicadas en la zona levantaron sus cortinas, así como cuantos ambulantes que se instalaron en las inmediaciones de la iglesia, en espera de poder lograr alguna venta entre los escasos asistentes.

Para apoyar las medidas de sanitización solicitadas por las autoridades sanitarias, alrededor de una docena de colaboradores voluntarios vigilaban que la gente no se aglomerara y les solicitaban colocarse el cubrebocas mientras otros daban gel antibacterial.

A pesar de la mínima cantidad de personas, el fervor estuvo presente entre los creyentes católicos, resumido en la frase de una mujer de la tercera edad, que al salir en compañía de sus familiares, les decía “hay poca gente, pero mi virgencita los va a esperar a ellos y a mí para venir a venerarla cuando los tiempos sean mejores”.

Apenas una veintena de feligreses se concentró al interior de la nave principal del templo en Tulancingo

Comentarios