La Garza lectora

317
Garza lectora

Wakolda

Lucía Puenzo

Azul Kikey Castelli Olvera
Fomento a la lectura

Lucía Puenzo
Nació en Argentina el 28 de noviembre de 1976. Estudió guion cinematográfico en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica. Inició su carrera como novelista cuatro años después de graduarse como guionista, en 2004, con la publicación de la novela El niño pez.

Puenzo dirigió su primera película XXY en 2007, con la que obtuvo 20 premios internacionales. En 2013 llevó a la pantalla grande su novela Wakolda, como una coproducción de varios países. El filme se estrenó en España con el nombre de El médico alemán y fue acreedor a cuatro premios en el segundo Festival Internacional Unasur Cine, por mejor película, mejor dirección, mejor actriz y revelación.

En 2010, Lucía Puenzo fue seleccionada como una de las 22 mejores escritoras en castellano menores a 35 años, por la revista británica Granta y Granta en español.

Wakolda,Garza lectora

En la Argentina de mediados del siglo XX, uno de los asesinos más crueles del régimen nazi, Josef Mengele, se encuentra en plena huida perseguido por el Mossad. Sin embargo, sus planes se ven interrumpidos por la obsesión que aviva en él la pequeña Lilith, una niña de 12 años que presenta un atraso notorio en su crecimiento y que despierta en el médico nazi deseos de experimentar con ella y con su familia, tal y como hacía con los judíos cautivos en los campos de concentración.

En esta novela, la escritora y cineasta argentina Lucía Puenzo nos cuenta la historia del encuentro de esos dos personajes desde los deseos y pensamientos del doctor Mengel. La historia es aterradora porque plantea una situación verosímil, una familia que conoce a un extraño amable y educado al que admiten en sus vidas sin saber que detrás de esa fachada se esconde un asesino cruel y despiadado, que juega con cada uno para obligarlos, sin que ellos lo noten, a participar en sus perversos experimentos, que no solo serán físicos, sino psicológicos y hasta morales.

El libro está narrado en tercera persona, el narrador omnisciente y omnipresente deja al desnudo la perversa psicología del médico alemán, mientras que en el trasfondo de la novela nos habla de racismo, de una Argentina construida sobre el genocidio de los pueblos originarios, de la obsesión por la pureza de la raza y de crímenes de guerra que suelen quedar, como es este caso, sin castigo.

Wakolda no solo es el nombre de la novela, sino de una muñeca indígena que representa todo lo que Mengele desea depurar y que se contrapone con la perfección de Herlitzka, la rubia muñeca de Lilith, que el médico se empeñará en replicar en una transferencia de su deseo de crear “humanos perfectos”; “claro –piensa el alemán– es más fácil con las muñecas”.

A través de un viaje por la pampa Argentina que Mengele hará con la familia de Lilith, Puenzo nos va presentando a este complicado personaje, cuyos pensamientos nos deja entrever en la narrativa: “…la nena que daba saltos cada vez más veloces frente a sus ojos era un ejemplo que desafiaba uno de sus campos de investigación predilectos: el enanismo… Había logrado absorber algunos genes arios, pero no lo suficiente para perder sus rasgos animales. Eran las ratas de laboratorio que más lo fascinaban: perfecta, de no ser por un defecto imposible de tolerar. (Puenzo, 2013)”
La escritora nos muestra a un médico brillante, en verdad, una eminencia en su campo: la genética, pero también a un sujeto obsesionado con la pureza de raza, corrompido por el poder e impasible ante el dolor de los otros, a quienes observa como simple material de laboratorio.

Lilith, pese a su problema de crecimiento, es una niña hermosa, inquieta, coqueta y sumamente curiosa que se ve seducida de inmediato por Mengele. La relación que se establece entre médico y paciente es inquietante, es un juego de deseo y repulsión: por un lado tenemos a una niña que entra a la pubertad, que desea ser mirada, tocada, atendida, que goza y teme la atención que le presta el alemán; y por otro, nos encontramos de frente con uno de los asesinos más temibles de la historia que desea y desprecia a la pequeña.

En esta novela el ritmo narrativo gira en torno a Mengele y Lilith, pero es él quien apunta hacia dónde avanzar, son sus pensamientos y deseos los que llevan la trama, el médico alemán somete al lector, le hace cómplice, porque desde la primera hoja sabes de quién se trata, qué planea, etcétera, y sin embargo, eres testigo mudo.

En esta, su quinta novela, Lucía Puenzo se explaya en descripciones tanto del contexto argentino en los cincuenta del siglo pasado, como de las emociones de sus personajes, sobre todo los centrales, y nos deja entrever el abismo y la oscuridad dentro de uno de los personajes históricos más controversiales y temidos de esa época.

Comentarios