Beloved

Toni Morrison

Rosa María González Victoria
Profesora investigadora del ICSHu

Toni Morrison
Nace en Lorain, Ohio, Estados Unidos (EU), en 1931. El pasado 5 de septiembre se cumple un mes de su fallecimiento en la ciudad de Nueva York. Su verdadero nombre era Chloe Anthony Wofford. Su obra plantea las problemáticas de la población afroamericana, principalmente de las mujeres. Asimismo, su cultura y tradiciones. Entre sus novelas destacan: Ojos azules (1970), Sula (1973), La canción de Salomón (1977), La isla de los caballeros (1981), Beloved (1987), Jazz (1992), Jugando en la oscuridad (1993), Paraíso (1999), Amor (2004) y Una bendición (2008). Obtuvo el Premio Nobel de Literatura 1993.

Beloved,Garza lectora

La atormentada y aislada vida de una mujer y de su hija a causa del maleficio de un bebé fantasma y la aparición de una misteriosa mujer que emergió del agua es el eje con el cual Toni Morrison (1931-2019) teje esta novela galardonada con el Premio Pulitzer 1988 y el Premio Nobel de Literatura 1993.

Un fantasma y una aparecida se apoderaron de distintas formas y en diferentes momentos y periodos de la vivienda donde habitaban Sethe y Denver con Baby Suggs, y de su tranquilidad.

¿Qué hacía ese bebé fantasma que mantenía alteradas a esas dos mujeres que vivían con una afable anciana en esa casa y posteriormente, qué hará con ellas aquella mujer que surgió del agua?
Morrison cuenta que desde hacía varios años un bebé fantasma se había apoderado de la vivienda con el número 124 de Bluestone, Cincinnati, donde habitaban Sethe y su hija de 10 años, Denver. Aquel fantasma infantil hacía cuanto destrozo quería y mantenía alejados a todos los lugareños. Se creía que ahí estaba vertido “todo el veneno de un bebé”.

La abuela de Denver y suegra de Sethe decidieron poner fin a ese maleficio y acordaron invocar al fantasma. Lo llamaron: “Ven. Ven. Harías bien en presentarte”. Les respondió “un paso al frente” del aparador de la casa.

Denver culpó a su abuela de la débil respuesta. Su madre recordó que el bebé, cuando murió, apenas tenía dos años y que por eso no las entendía. La hija le dijo que era probable que más bien no quisiera entender. La madre le respondió: “A lo mejor. Pero si viniera yo se lo haría comprender claramente”.

Luego de aceptar la invitación de Sethe y de pernoctar en la casa, Paul D quedó inmovilizado con la entrada de una fuente de luz roja y ondulante. Retó al fantasma cuando se hizo presente, zangoloteando la casa. Le exigió dejar en paz la casa. Cuando los bruscos movimientos cesaron se escuchó la respiración fatigada de los tres en una sola.

Sethe le contó a aquel visitante que ese árbol, en realidad, se le había formado luego de denunciar con Mrs Garner (dueña, junto con su marido, de la granja Sweet Home) a los muchachos que le habían robado la leche que producía debido a su embarazo y que celosamente cuidaba para ese bebé que esperaba (era Denver). Mrs Garner la escuchó y se le llenaron sus ojos de lágrimas. El maestro de la granja, cuando se enteró de la denuncia, hizo que uno de esos mismos muchachos le abriera la espalda a latigazos; cuando se le cerró la espalda fue cuando se le formó el árbol.

Después de vencer aquel maleficio en la casa, Paul D, Sethe y Denver enfrentaron a una aparición. Se trataba de una joven que había emergido completamente vestida y con un sombrero de paja, de un riachuelo en cuya orilla permaneció durmiendo. Se aproximó a la casa bajo el poder de un bebé fantasma, y en el porche se volvió a quedar dormida. Cuando regresaban de la feria Sethe, Denver y Paul D vieron “un vestido negro, dos zapatos desabrochados debajo y que Here Boy (el perro de la casa) no estaba a la vista”.

Cuando Sethe se acercó a mirar la cara de aquella forastera corrió hasta el fondo de su vivienda y comenzó a orinar una cantidad que parecía interminable. Denver y Paul D se encontraban dentro de la casa, con ella mirándola “beber taza tras taza de agua”. Cuando parecía que había saciado su sed, empezó a contemplar con sus ojos adormilados a Sethe, quien le preguntó si era de Bluestone. Ella respondió meneando la cabeza y agachándose para quitarse los zapatos y las medias. Sethe le preguntó su nombre. Ella respondió “en voz baja y áspera: Beloved”.

Comentarios