La presentación del libro de Alfonso Zárate impacta por su brevedad y contundencia: “El año 1994 fue brutal, en él se agolparon sin descanso acontecimientos funestos”.

Enumera: “El primero de enero, el mismo día en que entraba en vigor el TLC, irrumpió la guerra zapatista, que cuestionaba severamente el discurso oficial con su Declaración de la Selva Lacandona: se trataba del otro México sumido en la pobreza, el abandono y la exclusión. En marzo, según la verdad consagrada, un “asesino solitario” ultimó al candidato presidencial Luis Donaldo Colosio y, en septiembre, otro atentado cobró la vida del secretario general del PRI, José Francisco Ruiz Massieu”.

Como consecuencia surgió el Grupo San Ángel: plataforma ciudadana cuyo propósito fue tender puentes entre actores políticos y reducir las tensiones en un momento particularmente delicado para la República.

Es con base en esto que Zárate documenta y escribe su obra La generación de 1994 que marcó historia: Grupo San Ángel.

¿Y quién es el autor? Alfonso Zárate, licenciado en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y maestro en sociología política por el London School of Economics and Political Science. Se ha destacado en su participación en diversas instituciones, además de importantes cargos públicos.

Fue miembro de la comisión coordinadora del Grupo San Ángel (1994-1996), así como responsable de numerosos ensayos, artículos y libros, dejando constancia de sus opiniones en radio y televisión, además de una columna en el diario El Universal.

Del grupo expone sus incidencias y mayores contribuciones, además de ofrecer un registro analítico del contexto político y social de la época.

Cita nombres de hombres y mujeres de la historia reciente del país: Adolfo Aguilar Zínser, Tatiana Clouthier, Carlos Fuentes, Vicente Fox, Amalia García, Elba Esther Gordillo, Enrique Krauze y Demetrio Sodi, entre otros.

Llama la atención la recopilación puntual de hechos de ese entonces en tres grandes capítulos desmenuzados en una tarea que se le reconoce: “Auge y caída del salinismo”, “Grupo San Ángel” y “La hora de la democracia”.

Zárate precisa: “Con excepción de la primera reunión de quienes integrarían lo que más tarde se llamaría Grupo San Ángel, asistí a todas las demás sesiones. Se suscitaron otras que una fracción encabezada por Jorge G Castañeda y Demetrio Sodi sostuvieron, en las que no participé”.

Y adelante, en el prólogo que titula “Tiempo nublado” ahonda en acontecimientos funestos, aludiendo a que unos meses antes, en mayo de 1993, ocurrió el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo –nunca antes se había atentado contra un príncipe de la Iglesia, siendo considerado “crimen de Estado”– en el aeropuerto de Guadalajara.

Ese “tiempo nublado” tuvo circunstancias dramáticas, como el levantamiento indígena en Chiapas, a lo que sucedieron otros acontecimientos.

“En el mes de marzo fue secuestrado el connotado financiero Alfredo Harp Helú –presidente del consejo de administración de Banamex–, y en abril Ángel Lozada Moreno –vicepresidente de la cadena de tiendas Gigante–, otro prominente empresario, además de los atentados que privaron las vidas de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu.

“Lo anterior parecía anticipar que las elecciones presidenciales del 21 de agosto se inscribirían en un escenario convulso, de incertidumbre, y en un clima de rispidez que amenazaba con poner en riesgo la gobernabilidad.”

Después apunta: “Fue en ese contexto perturbador que nació el Grupo San Ángel, una iniciativa ciudadana que se propuso tres objetivos principales: 1) pugnar por elecciones apegadas a la ley, limpias y creíbles, que garantizaran el respeto de la voluntad popular y la aceptación de los resultados por todos los candidatos y partidos políticos; 2) procurar la preservación de la paz, la estabilidad y la unidad nacional ante cualquier resultado, y 3) contribuir al avance cívico del país”.

Consiente que en las reuniones del grupo “muchas veces surgían posiciones contradictorias y a veces no muy sensatas”.

Aparece una intervención de Salinas de Gortari con el grupo: “Me da mucho gusto celebrar esta reunión con un grupo que refleja pluralidad y calidad.

“Por eso acudo con el ánimo abierto a escuchar y a comprometerme, a dialogar y debatir –respondió Salinas, y acompañó la palabra debatir con una sonrisa pícara– Luego –continuó–: En el gobierno estamos comprometidos con elecciones imparciales y transparentes, para eso estamos trabajando”.

A lo mejor si todos los empeños del Grupo San Ángel hubieran tenido un seguimiento positivo, muchas cosas hubieran cambiado, en la esperanza de una República en donde imperaran procedimientos transparentes y dentro de una legitimidad irreprochable.

El libro ciertamente mucho sirve para disipar dudas.

De Editorial Planeta, la primera edición es del pasado octubre.

Comentarios