De acuerdo con el artículo primero del Convenio sobre la protección del salario, celebrado en la Organización Internacional del Trabajo (OIT),salario mínimo

salario significa la remuneración o ganancia, sea cual fuere su denominación o método de cálculo, siempre que pueda evaluarse en efectivo, fijada por acuerdo o por la legislación nacional y debida por un empleador a un trabajador en virtud de un contrato de trabajo, escrito o verbal, por el trabajo que este último haya efectuado o deba efectuar o por los servicios que haya prestado o deba prestar.

Durante el Convenio sobre la igualdad de remuneración en la OIT, el término remuneración

comprende el salario o sueldo ordinario, básico o mínimo, y cualquier otro emolumento en dinero o en especie pagados por el empleador, directa a indirectamente, al trabajador en concepto del empleo de este último.

Así, el salario es la suma debida por un empleador a un trabajador en virtud de un contrato de trabajo, ya sea por un trabajo efectuado o que va a efectuarse, o por un servicio prestado o que va a prestarse.
La figura del salario mínimo en México se establece con la promulgación de la Constitución General de la República publicada en el Diario Oficial de la Federación del 5 de febrero de 1917, específicamente en el artículo 123, fracción seis, bajo el principio que el salario mínimo deberá ser suficiente

para satisfacer las necesidades normales de la vida del obrero, su educación y sus placeres honestos, considerándolo como jefe de familia.

Se determina, asimismo, en la fracción ocho que el salario mínimo no podrá ser objeto de embargo, compensación o descuento alguno, en cuanto a los mecanismos para su fijación, el Constituyente de 1917 dispuso, en la fracción nueve del artículo 123, que ésta se haría por comisiones especiales que se formarían en cada municipio, subordinadas a la junta central de conciliación que debería instalarse en cada estado.
El 6 de septiembre de 1929, siendo presidente de la República Emilio Portes Gil, apareció publicada en el Diario Oficial la reforma de la fracción 10 del artículo 73 de la Constitución, que le da facultad al Congreso para expedir las leyes del trabajo reglamentarias del artículo 123 de la Constitución y también se modifica el prefacio del ese artículo para dejar de incluir a las legislaturas de los estados entre los órganos que habrían de expedir tales leyes. En agosto de 1931, durante la presidencia de Pascual Ortiz Rubio, se promulgó la Ley Federal del Trabajo. El primero de enero de 1934, bajo el régimen de Abelardo L Rodríguez, quien anteriormente había ocupado el cargo de secretario de Industria, Comercio y Trabajo, se fijó el primer salario mínimo de alcance nacional, promovido por interés del mismo Rodríguez. El salario mínimo se fijó cada dos años desde 1934 y siempre se previó que “en cualquier tiempo, a petición de la mayoría de los patrones o trabajadores de un municipio, y siempre que las condiciones del mismo lo justifiquen, la comisión especial podrá modificar el salario mínimo fijado”. Durante los primeros 42 años así operó, bianualmente, y solo en tres ocasiones, por razones especiales, se llevó al cabo en momentos distintos a esa periodicidad: julio de 1954, septiembre de 1973 y octubre de 1974. Eso quiere decir que en ese lapso, del primero de enero de 1934 a primero de enero de 1976, se tuvieron 25 salarios mínimos diferentes.
En la década de 1960 se revisó el sistema del salario mínimo y se le dio una estructura más acorde con la realidad nacional. Así se decide que la fijación de los salarios mínimos debería de hacerse por zonas económicas y no por municipios, y se encarga ese procedimiento a dos instancias capaces de armonizar el conocimiento general de las condiciones sociales y económicas de la República. En 1963 se crearon una comisión nacional y 111 comisiones regionales de los salarios mínimos, resultado de las reformas a la fracción seis del artículo 123 constitucional y las correspondientes de la Ley Federal del Trabajo en materia de salarios mínimos, cuyo propósito fundamental fue el de procurar un más amplio y efectivo cumplimiento de los preceptos constitucionales en la materia. De esa manera, la comisión nacional de los salarios mínimos se constituyó en el eje central de un mecanismo sui generis, en el que los salarios mínimos eran fijados por comisiones regionales que sometían sus determinaciones a la consideración de la comisión nacional, que podía aprobarlas o modificarlas, por su forma de organización y por la modalidad eminentemente participativa que revestía su estructura y sus actividades. El sistema constituyó un mecanismo efectivo para facilitar el conocimiento, por parte de los factores de la producción y del gobierno, de los problemas relacionados con la actividad económica y con el nivel de vida de los trabajadores, a la vez que constituyó un marco adecuado para la discusión entre los sectores. El sistema integrado en la forma descrita continuó prácticamente con la misma estructura hasta 1986, aun cuando es preciso señalar que a lo largo de los 23 años que se mantuvo vigente hubieron de realizarse diversos cambios en su estructura regional, que dieron lugar, en sucesivos ajustes, a la operación de un sistema que al finalizar 1986 se integraba con solo 67 comisiones regionales.
En diciembre de 1986, el Congreso de la Unión y las legislaturas de los estados aprobaron una iniciativa del Ejecutivo que reformó sustancialmente el sistema, ya que la fracción seis establece, desde el primero de enero de 1987, que los salarios mínimos serán fijados por una comisión nacional, lo que dio lugar a la desintegración del sistema de comisiones regionales vigente hasta el 31 de diciembre de 1986. (Dicha reforma se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 23 de diciembre de 1986).
El nuevo precepto constitucional dispone la más amplia flexibilidad territorial en la fijación de los salarios mínimos, al señalar que estos serán fijados por áreas geográficas que pueden estar integradas por uno o más municipios, de una o más entidades federativas, sin limitación alguna. Esa disposición permitió corregir deficiencias e inconsistencias observadas en cuanto a las zonas de aplicación de los salarios mínimos, así como tomar en cuenta, cuando fue necesario, las características particulares de áreas geográficas de rápido desarrollo o con características especiales.
Al dia de hoy existe un consejo de representantes de la comisión nacional de los salarios mínimos el cual acordó por unanimidad otorgar un aumento de 4.2 por ciento al salario mínimo para 2016, el salario mínimo impuesto a partir del primero de enero del año en curso es de 73.04 pesos diarios.
No hay que olvidar que la Organización Internacional del Trabajo identifica cuatro funciones básicas de los salarios mínimos:

  1.  Protección de categorías vulnerables,
  2.  Establecimiento de salarios equitativos,
  3.  Establecimiento de un umbral de remuneración como base de la estructura salarial y
  4.  Como instrumento de política macroeconómica.

El salario mínimo, bajo cualquier forma que sea calculado, por hora o por rendimiento, constituye una base que no puede ser disminuida y cuya aplicación está garantizada por la ley. El establecimiento de un sistema de salario mínimo frecuentemente es presentado como el medio para asegurar a los trabajadores y en ciertos casos a sus familias un mínimo vital que les permite sobre vivir a sus necesidades y a las de sus familias.

¡Usted que opina!

Rating: 3.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios