Con el lema: “Si nosotras paramos, se para el mundo”, se conmemora este 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer en memoria por la muerte de obreras en un incendio provocado por empleados en una fábrica de Nueva York. Y con ello, la huelga 8MParo de las mujeres sigue en pie. 41 países participarán y las universitarias Garzas realizarán un recorrido por institutos de la universidad para colocar brazaletes morados a quienes se sumen a la exigencia de: “Ya basta a la violencia de género”.
La movilización 8MParo fue convocada por periodistas españolas hace un par de años, ha dado la vuelta al mundo y este año se insiste en visibilizar y sensibilizar sobre la enorme contribución, no reconocida ni en lo simbólico y menos en lo material, de la mitad de la población mundial, que somos las mujeres.
Su reiterada convocatoria y la suma de mujeres de otras partes del mundo provoca polémica entre las mismas mujeres y entre los hombres. ¿Justo o no? ¿Positivo o no?, lo cierto es que cabe insistir en realidades inocultables y que no son producto de la “fantasía” de unas cuantas mujeres: cifras de violencia increíbles e inadmisibles en este siglo; desigualdad de oportunidades y de retribución por el mismo trabajo, y, sobre todo, un permanente acoso y hostigamiento sexual en todos los niveles y ámbitos de vida.
Cifras regionales, locales y mundiales coinciden. No vale la pena enumerar nuevamente la retahíla de números porque no conmueven, ni mueven a la conciencia. Basta invitar a repensar, a reflexionar, a discutir sobre preguntas comunes y cotidianas sobre lo que vemos y vivimos: ¿por qué prevalece este estado de cosas, desigual e injusto? ¿No es suficiente el sentido común para entender que si la mitad de la humanidad sufre, la sociedad toda lo padece? ¿Ni el paro por horas permite entender la contribución mayúscula de las mujeres en todos los ámbitos?
Lo cierto es que la frase “si nosotras paramos, se para el mundo”, no es tan contundente como quisiéramos y hoy, desgraciadamente, aplica también para un tema asociado y reciente, que involucra a mujeres y hombres: la huelga en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
¿Por qué tiene sentido y es un tema asociado? Simple y sencillamente porque la educación, igual que la lucha por la igualdad y equidad de las mujeres, es un bien mayor que no se debería escatimar en países y estados como el nuestro. Por eso cabe, también, decir que si para la universidad, para la esperanza de nuestro mundo y eso es agravar el incierto panorama que ofrecemos a nuestras presentes y venideras generaciones.
No basta decir, sobre todo ahora con las intercampañas, que los precandidatos a la presidencia de este país ofrecen y se comprometen a “sacar” el país adelante, a prometer que “ahora sí” harán algo. Nada más lejano a su actuar real. De casi cuatro décadas a la fecha, lo único que hacen gobiernos federales y locales en turno es “rasurar” el presupuesto destinado a la educación, a todos niveles. Han dejado la misión máxima de ofrecer educación y expectativa de vida a la iniciativa privada, que cobra y ofrece lo que el “cliente” pida. Han renunciado a capacitar, formar, educar, enriquecer el talento humano de este país.
Por eso, porque la verdad es inocultable, si para la universidad, la pérdida no tiene medida. Peor, si se le escatima inversión y apoyo, los perjudicados son las jóvenes generaciones que verán perdidas sus esperanzas ya no por una vida material mejor, sino por una calidad de vida que solo el conocimiento y el pensamiento ofrecen. Veremos, como lo estamos comprobando, desertar los sueños por pesadillas que ofrecen las actividades ilícitas como el narcotráfico. Seguiremos sumando pérdida de talentos y genios (entre los capos de hoy hay varios). Por eso si sigue en paro la universidad perdemos todos.
El paro de las mujeres feministas del mundo, de México, de Hidalgo, junto con el paro forzado de la universidad de Hidalgo, muestran que como sociedad estamos perdiendo la ruta, pero los gobernantes nos demuestran que lo último que les interesa a estos servidores públicos es eso: servir al país, al estado, a la población.
Mucho se pierde en uno y otro caso. Mucho habremos de pagar en Hidalgo en ambos casos. La educación es un bien, una herencia, una misión. Escatimarla es mezquino y fuera de razón.
La huelga feminista convocada para hoy tiene como objetivo visibilizar todas las injusticias y discriminación a la que se ven sometidas las mujeres a diario. Los paros coincidirán con el Día de la Mujer y será de carácter internacional; 41 países están convocados a la huelga.
La amenaza de las violencias machistas, la igualdad salarial y la segmentación serán algunas de las reivindicaciones que este jueves se escucharán en las calles.
Los paros de dos horas están convocados, por la mañana, de 11.30 a 13.30 horas, y por la tarde, de 16 a 18 horas, y en ellos los sindicatos llaman a participar a “todo el mundo”, ya que la desigualdad de la mujer es algo que concierne a “toda la sociedad”.
Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3280280/0/horario-huelga-feminista-8-marzo-manifestaciones/#xtor=AD-15&xts=467263
Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3280280/0/horario-huelga-feminista-8-marzo-manifestaciones/#xtor=AD-15&xts=467263
Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3280280/0/horario-huelga-feminista-8-marzo-manifestaciones/#xtor=AD-15&xts=467263

Comentarios

Artículo anteriorEl miedo no deja dormir a EPN y a los priistas
Artículo siguienteElimina Zacatepec al Pachuca de Copa MX
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.