La imagen

A pesar de vivir una de las crisis más difíciles de las que se tenga memoria, el
atardecer de ayer en Pachuca nos permitió disfrutar al menos un momento de paz

Comentarios