Frente a esta nueva realidad global y mexicana a raíz de los efectos del coronavirus (Covid-19), como ha sucedido a través de la historia; la importancia estratégica de las instituciones universitarias crece, porque siempre han mostrado capacidad de reacción solidaria y propuesto alternativas intelectuales válidas, siendo las universidades a decir de Jaspers “el lugar donde la sociedad y el Estado permiten el florecimiento de la más clara conciencia de la época”.

Por ello no se debe perder de vista que las universidades nunca deben ir a la zaga de los cambios de la época, en cambio deben tener la comprensión del momento, lucidez ante las políticas continentales-globales que afectan su comportamiento y destino. Por ello, en el momento actual quizá el virus recordó a las diferentes culturas que somos una sola especie, y que es necesario establecer medidas globales para estar unidos; y que no es lo mismo la conectividad global que unidad entre las personas que demuestra que la política separatista quizá como ocurrió con el Brexit en Europa no son del todo la solución. Así mismo, el virus reveló el daño ecológico a nuestro planeta por lo que la humanidad debe cultivar una nueva relación con la naturaleza; además del daño económico que afecta al mundo y países como el caso de México en que el confinamiento prácticamente se convirtió en un lujo debido a que la gran mayoría de la población depende de la economía informal. Así mismo, nos mostró la importancia de la cultura para sobrellevar la contingencia, por lo que posiblemente asistiremos a un nuevo renacimiento cultural y nuevas formas de transmisión del conocimiento, y en todos esos enfoques la universidad como institución mantendrá un rol fundamental, además de ofrecernos una oportunidad para ser el vehículo rumbo a un mundo mejor Por ello, es muy importante la articulación de las universidades estatales entre sí, y con el resto de la esfera pública en pro de objetivos estratégicos de trascendencia regional y nacional para la construcción de un mundo mejor; en ese contexto el director de la ANUIES el doctor Valls Esponda recientemente expuso las propuestas de acciones extraordinarias por el Covid-19 “Para apoyar la continuidad académica, y lograr que los estudiantes concluyan con calidad este período escolar siguiendo el criterio de pleno respeto a la autonomía de las universidades, a los derechos humanos y a los principios de la responsabilidad social que caracterizan a las organizaciones educativas, públicas y particulares.

Además, de atender y mantener comunicación con los estudiantes, incluyendo a los que estén en situación de desventaja socioeconómica, e implementar la docencia en línea mediante el uso de plataformas informáticas, organizar de manera extraordinaria al personal docente, adecuar los contenidos de los programas de estudio y los criterios de evaluación, además de reprogramar el servicio social, las prácticas de laboratorio, campo, así como integrar una agenda de colaboración con los distintos órdenes de gobierno para continuar con los trabajos a favor del bienestar de la sociedad”.

Comentarios