El sexenio que concluye en menos de una semana será recordado no solo por proyectos truncos, fallidos, incremento en la pobreza, obras con sobrecosto, descomposición en materia de derechos humanos y, el sello de la administración, corrupción.

Los hidalguenses, excepto aquel selecto séquito que se enriqueció a costa del poder en los últimos seis años, no tenemos nada que reconocer en cuanto a crecimiento se refiere al otrora inquilino de Los Pinos.

Aún tenemos en la memoria aquel 20 de mayo de 2012, en una plaza de toros Vicente Segura repleta hasta los toriles, donde el entonces candidato que arrasaba en las encuestas firmó seis compromisos que pondrían a Hidalgo en la antesala del desarrollo.

Enrique Peña Nieto se comprometió a modernizar la carretera Pachuca-Huejutla y a construir la Ciudad del Conocimiento en la zona metropolitana capitalina, así como el libramiento de Ixmiquilpan, compromisos 78, 79 y 80 de su campaña, respectivamente.

El entonces abanderado, arropado por correligionarios actualmente exiliados de la esfera pública, firmó también sus compromisos 81 y 82 relativos a la construcción de una refinería y el aeropuerto de Hidalgo. Ante más de 20 mil hidalguenses, Peña dijo que no quería más pobreza e inseguridad en el país y que en México hacían falta más oportunidades para que cada mexicano pudiera construir su propia historia de éxito.

¡Palabras! A seis años, seis meses y cinco días, el estado no tiene refinería, aeropuerto ni centro de innovación textil, también incluido en los seis compromisos; el oriundo de Atlacomulco entrega la modernización de la Pachuca-Huejutla a medias.

En la nota que entregamos este día en portada, la periodista Lourdes Naranjo reporta que diversas situaciones ocasionaron retrasos en la construcción del tramo Tehuetlán-Huejutla, donde hasta la fecha rescindieron el contrato de dos empresas foráneas. Ambas con avances de apenas 47 y 60 por ciento en los tramos correspondientes a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Por esas pifias, intencionales o no, un amplio sector de los hidalguenses recordaremos a este como el sexenio del fracaso.

De filón. Hidalgo refrenda con paso firme el subcampeonato por ordeña. Hasta el tercer trimestre de 2018, la entidad aventajaba con 139 tomas clandestinas a su más cercano perseguidor, Guanajuato.

Comentarios