La información rompe paradigmas

597

Todo movimiento social o político alejado de las bases populares está destinado al fracaso, dijo Antonio Gramsci; esto es lo que le ha pasado a los gobiernos que han hecho de la política y de la función pública un medio para su enriquecimiento personal y de la corrupción las condiciones para lograrlo, convirtiendo a la democracia en mera ilusión, que sin legitimidad social pierde su razón jurídica.
¿Por qué nuestros políticos y dirigentes hacen oídos sordos a frases tan sencillas?, tales como: “para resolver los problemas que generamos con nuestras actuales pautas de pensamiento, tendremos que cambiar nuestras actuales pautas de pensamiento”, que expresara Einstein, o bien: “no hay solución moderna a la crisis de la modernidad”, que mencionó Boaventura de Sousa Santos, sí, el que escribió la Crítica de la razón indolente: contra el desperdicio de la experiencia. Dejar de aprender es darle paso a la irracionalidad.
Chistine Lagard, directora gerente del FMI, reconoce como lento el crecimiento económico mundial de 3.1 por ciento en 2016, para México lo estima en 2.1 por ciento en este año y 2.2 por ciento en 2017; sugiere que la globalización debe ser inclusiva, ¿será porque la desigualdad ha llegado a niveles de injusticia planetaria?, dado que vivimos la mayor concentración de la riqueza en la historia de la humanidad, el capital ha devorado al Estado, democrático o no. Según Lagard el incremento excesivo de la deuda alcanzó los 152 millones de millones de dólares, lo que podría frustrar la recuperación de la economía mundial, dando paso a la recesión.
Eso constituye un paradigma que ha llevado a grandes masas de población a una pobreza sin salida, junto al gran desequilibrio ambiental y un desarrollo científico-tecnológico concentrado en las grandes empresas globales, que se incrementa a la velocidad de la imaginación, cuya aplicación obedece más a criterios de mercado que a la ética y al sentido social, mientras que el desarrollo cultural se rezaga, surgiendo nuevos dogmas en el ejercicio del poder político y económico.
La riqueza desmedida de unos pocos se ha traducido en el hambre de las mayorías.
En medio de esto surge la información como una categoría del poder económico y político, la economía digital, también conocida como la economía de las plataformas, ha transformado a la sociedad mundial, donde han surgido conceptos como el big data, hacker, los cracker, malware y toda la diversidad de virus que roban información.
Todo lo que hacemos en Internet deja un rastro, dando mucha información que ayuda a predecir comportamientos de las personas, sobre todo como consumidores; ese rastro-información, desde el punto de vista económico, tiene un valor potencial, que mediante un análisis y monitoreo adquiere un valor agregado intercambiable o para la toma de decisiones de mercado.
Las nuevas prácticas de mercado de las empresas están aplicando iniciativas en big data, incluso ya han creado áreas en sus estructuras organizacionales dedicadas a gestionar la información, que se genera a veces sin darnos cuenta: cuando corremos, cuando hablamos por nuestro celular, cuando nos registramos en una página web o una app; por ejemplo BBV Data & Analytics es la división de ese banco para la gestión de datos, o bien cómo la empresa italiana de seguros OCTO Telemátics, instala dispositivos en los vehículos, que capta datos de telemetría como velocidad, distancias, hora, rutas, forma de conducir, acelerones y frenazos, son datos para definir el tipo de seguro según el tipo de conductor. La información que se obtiene por este medio es un identificador de riesgos.
Los cambios que se están registrando son autónomos que superan en velocidad a la actualización de las disposiciones normativas y de nuevas políticas públicas. La economía del conocimiento y sociedad digital requieren de instituciones innovadoras y de gobiernos más ágiles y flexibles, cuyo actuar debe ser eminentemente estratégico, las acciones de gobierno deben ir más allá de los recortes presupuestales, por ejemplo los lineamientos de política económica que Videgaray dejó como parte del paquete económico recortado para 2017 ya están obsoletos. O el gobierno toma la rectoría con nuevos conocimientos y mejores capacidades de negociación con la sociedad o se va a seguir rezagando. ¿No lo cree usted?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios