Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Desde la óptica del doctor Attenborough “la evolución biológica de la humanidad ha llegado a su fin, desde el momento en que somos capaces de criar el 99 por ciento de los bebés que nacen”, las siguientes generaciones evolucionarán desarrollando sus capacidades para adaptarse al entorno, mediante la cultura y la tecnología.
A partir del homo sapiens, somos la especie que ha extendido sus capacidades cognitivas mucho más allá de sus neuronas, potenciando su hacer (y destruir) a través de la tecnología; antes que los cambios genéticos, la relación simbiótica entre biología, tecnología y cultura dará paso a la nueva evolución posthumana, los viajeros hacia el espacio serán criaturas con un ciclo de vida ajustado a su tránsito interplanetario.
Hoy es la iniciativa privada la que incursiona en la industria aeroespacial; Spacex es la empresa que invirtió 90 millones de dólares para enviar al espacio el cohete Falcón Heavy; para Elon Musk significa el inicio del magno proyecto Desarrollar la tecnología para establecer una ciudad autosustentable en Marte.
Spacex se ha planteado como misión hacer que la vida sea interplanetaria, “podemos explorar el Universo, convertir a la humanidad en una especie interplanetaria y construir una civilización espacial, o estaremos atrapados en un planeta hasta una eventual extinción”; la inspiración de Elon Musk para el futuro es “trabajar por una civilización que viaje por el espacio”.
Spacex cuenta con el mejor récord de lanzamientos espaciales, tiene un contrato con la NASA para entregar suministros esenciales a la estación espacial y el negocio de lanzamiento de satélites, valuado en mil millones de dólares.
La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) es parte de ese gran avance en las ciencias del espacio, por ello sus procesos académicos los orienta hacia la formación de una mente analítica y disruptiva, como los alumnos Mitzi Cruz Quijano y Jahel Ramos Vite, que cursan la licenciatura en geología ambiental impartida en el Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) y ganaron una beca para participar en el International Air and Space Program 2017, desarrollado por Aplicaciones Extraordinarias Aeroespaciales Aexa SA de CV, empresa binacional multidisciplinaria dedicada a las nuevas tecnologías. El propósito es que los alumnos formen parte de la misión simulada al satélite del planeta Júpiter denominado Europa.
Al abrir Aexa su convocatoria anual del International Air and Space Program, surgió la oportunidad para que los investigadores del área académica de ciencias de los materiales del ICBI Ángel Cobos y Víctor Reyes, así como los alumnos Luis Reyes, Grisell Gallegos, Miguel Ángel González e Ingrid Mesa, desarrollaran el proyecto de nuevos materiales electroquímicos.
Sin lugar a dudas es un logro digno de reconocer la participación de investigadores y alumnos de la UAEH en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), donde participan la Agencia Administración de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos, la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA), la Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA), la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y la Agencia Espacial Europea (ESA), en una colaboración internacional.
Es un centro de investigación cuya relevancia científica lo ubica como uno de los logros de ingeniería de toda la humanidad, la Estación Espacial viaja a 28 mil kilómetros por hora, dando vuelta al planeta en 90 minutos; estudia todo lo relativo a la permanencia prolongada del ser humano fuera de la Tierra, analizando la física de fluidos, nuevos materiales, espumas metálicas, esporas, bacterias y semillas, entre otros tantos aspectos.
El proyecto de investigación de la UAEH consiste en enviar al módulo Misse, de la Estación Espacial Internacional, nuevos materiales electroquímicos para analizar la protección electromagnética, que son resistentes al fuego y soportan la oxidación que se vive en la Tierra, para que puedan ser utilizados en los vehículos que irán a Marte.
Desde 1969, año en el que Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins pisaron la Luna, la vida cambió, pero los anhelos de nuevas conquistas surgen con gran fuerza, sobre todo cuando se observa que la evolución de la humanidad ya no será biológica, sino cultural y sobre todo científico-tecnológica; las tecnologías exponenciales son el mapa de ruta.
Los impactos serán profundos en lo económico, ambiental, político y ético, pero sobre todo en lo social, ¿acaso serán suficientes para eliminar la desigualdad y la pobreza? ¿Lo sabrán los candidatos a la presidencia?, yo lo dudo y ¿usted qué piensa?

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios