Casi cinco horas estuvo el presidente del Patronato de la UAEH Gerardo Sosa Castelán frente a diputados locales de Morena, Panal, una legisladora del PAN y otro más del PES. Los congresistas del PRI y sus nuevos satélites: PAN (Asael Hernández), PRD, PT, y PES (Jajaira Aceves) prefirieron, básicamente, esconder la cabeza. A pesar de que han sido los más críticos y frecuentemente declaran que las autoridades de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) deben aclarar las dudas que pesan sobre la institución a raíz de que la unidad de inteligencia financiera (UIF) le puso la lupa encima, ayer decidieron callar.

¿Estrategia política? Si es así, la jugada les salió muy mal, tuvieron la oportunidad de cuestionar a Sosa Castelán mientras la reunión de trabajo estaba siendo transmitida en vivo mediante redes sociales y a través de las frecuencias del Sistema Universitario de Radio y Televisión. ¿Ahora qué argumentos darán cuando suban a tribuna o declaren ante los medios que la UAEH debe explicar lo que sucede a raíz de la alerta que lanzó la UIF? Perdieron su oportunidad y por otra parte el presidente del Patronato tuvo todos los reflectores para aclarar las dudas que sembró la declaración de Santiago Nieto, titular de la UIF. Habló con lujo de detalles y no solo abordó ese caso que fue ampliamente ventilado, sino explicó otros temas que pusieron en entredicho el prestigio de la máxima casa de estudios de la entidad. Después del encuentro de ayer, ahora solo queda que la UIF dé cauce a sus investigaciones. Mientras tanto, Sosa Castelán dijo que existe toda la disposición de cooperar con el gobierno federal e incluso retó a probar que el dinero provino de cuentas de varios países. La pelota está en la cancha de la UIF y mientras tanto, los legisladores que omitieron asistir podrán seguir con su postura de avestruz. De filón. El secretario de Gobierno Simón Vargas insiste en sugerir que por el hecho de que no son hidalguenses, las personas que aparecen ejecutadas en territorio estatal no deben preocuparnos. O no se entiende cuál es el punto de destacar que los cadáveres que han aparecido últimamente aparentemente son “tirados” en territorio estatal.

Comentarios