El 7 de junio del próximo año realizarán elecciones para la renovación de las 84 presidencias municipales en el estado.

Ya el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó en lo general el calendario para el proceso que formalmente iniciará el 15 de diciembre.

Otras fechas importantes son: precampañas, 12 de febrero al 8 de marzo; obtención de apoyo ciudadano, 18 de febrero a 18 de marzo y registro de candidatos 3 a 8 de abril. Los cómputos del 10 al 13 de junio. Antes, no menos importante, Programa de Resultados Electorales (PREP).

No es nada nuevo expresar que este tipo de elecciones son las que, en lo general, despiertan mayor interés de los votantes.

Las o los aspirantes, en cada municipio son identificados por los vecinos, en una cercanía que no se iguala en otros procesos.

Se ha conocido, incluso, de disputas en ámbitos familiares, que tardan tiempo en solventarse.

Por eso el número de sufragios suele ser más alto, sobre todo comparándolos con renovaciones de diputados, locales, federales y hasta senadores.

Lo interesante de lo que se avecina será conocer cuál es la fuerza de cada uno de los partidos en contienda, independiente de candidatos independientes.

Sin guardar un orden, hasta ahora PAN, PRI y Morena parecerían ser los más organizados y los dos primeros, en particular con el propósito de recuperar confianzas, tras su infortunada participación en julio de 2018.

En este entorno, en espera de la voz de arranque, parecería que quienes aspiran a ser ediles esperarían y acatarían lo determinado en el calendario del INE.

Aunque sutilmente, tratan de “ganarle tiempo al tiempo” para ser tomados muy en cuenta por los partidos a los que pertenecen.

Desde luego no dan a conocer abiertamente sus pretensiones. Muchos argumentan que llevan a cabo recorridos y entregan apoyos, de diversa índole, con el simple propósito de ayudar a sus municipios.

Antes, se reiteraba que los candidatos con mayores recursos económicos tomaban con ventajas liderazgos, hoy, ciertamente no es así.

Más que nunca los temas políticos y administrativos, hasta en comunidades, despiertan un válido interés de los habitantes, por encima de lo que pudieran recibir en beneficios.

Los liderazgos naturales asumirán como siempre una ventaja, y de estos estarán conscientes las opiniones y los mandos de quienes a la postre los registrarán como defensores de sus colores partidistas.

Menos de un año habremos de esperar para conocer tendencias y resultados, con el honesto deseo de que estos sean los mejores para los pretendidos 84 nuevos ayuntamientos.

Trascendente visita a la UAEH

La responsable de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) María Luisa Alcalde Luján realizó una visita a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y manifestó que le daba mucho gusto que como centro de trabajo, no solo egresados de la institución, sino también de otras puedan recibir experiencias.

A su vez, el rector, Maestro Adolfo Pontigo Loyola expresó que el programa Jóvenes construyendo el futuro representa una estrategia medular en el proyecto de nación del presidente Andrés Manuel López Obrador, que permite la conquista que tanto anhelan las nuevas generaciones para construir una vida plena, al tiempo que les permite fortalecer sus competencias académicas.

También, Pontigo Loyola refirió que la UAEH ha conseguido posicionamiento internacional y se ha colocado en la cuarta dimensión de las mejores del país.

Y textualmente dijo: “Somos una universidad sin deudas que en los últimos 20 años multiplicó la matrícula escolar, a pesar de que hay un déficit de 42 mil 100 horas”.

En acto celebrado en el auditorio Josefina García Quintanar, del polifórum Carlos Martínez Balmori, Alcalde Luján expresó que una de las grandes prioridades del gobierno federal es atender a jóvenes, a quienes se les dio la espalda muchos años sin instituir políticas públicas para millones que no estudian y no trabajan, “no porque no quisieran sino por falta de opciones”.

Congreso local, movido

En el Congreso local, al comparecer el secretario de Gobierno Simón Vargas Aguilar hubo un ríspido cambio de expresiones de él con el coordinador morenista Ricardo Baptista González, que subió tanto de tono que llevó a que la bancada de su partido abandonara el recinto.

Quedó así inconcluso el evento, no concretándose el planteamiento de preguntas por los legisladores.

Empero, más adelante, Vargas Aguilar y Baptista González enmendaron el incidente.

Pero en la asistencia del secretario de Cultura José Olaf Hernández Sánchez hubo algo semejante y, en verdad más desagradable, cuando el funcionario, retador, endilgó los calificativos de “mentirosa” y “tendenciosa” a la diputada Corina Martínez.

El funcionario, a quien se calificó de prepotente y retador, dejó traslucir su fuerte temperamento, olvidando que formulaba calificativos a una dama, que solo por eso merecía respeto, y que se encontraba en un recinto en donde confluyen los representantes populares del pueblo.

Sin duda, Hernández Sánchez, en acto de expiación, deberá ofrecer una pública disculpa, no solo su falta de caballerosidad, sino porque como promotor cultural, algo más debe aportar como decencia y prudencia.

Comentarios