Ahora ya, en nuestros lares, pachuqueños, podemos notar ejemplos claros de arte y talleres de arte hechos por jóvenes y para jóvenes, que les permite expresar sus muy diversos puntos de vista, y no solo hay que verlo en la pintura sino hacerlo también con las otras artes por igual.
Veamos cómo, la aceptación de este trabajo por medios de comunicación y habitantes, abre precedentes para que nuevas manifestaciones de arte urbano surjan y con ellas un nueva y más democrática visión sobre el arte. Este trabajo en específico, representa la evolución y la valorización de años de pinturas en casas, hoteles, bares y restaurantes. Pero que ahora gana un nuevo foco e innumerables posibilidades, incluyendo el permitir que buena parte de la población que no tiene acceso al arte y a la cultura, puedan dialogar con ese idioma, contribuyendo con la transformación de las relaciones sociales, culturales y cualitativas de lo urbano.
Todo esto va más allá, pues el arte urbano y sus múltiples significados unifica discursos, historias y experiencias de vida, provocando al ser humano y alcanzando su potencial de comprensión de sí, de los otros y de los espacios públicos, no solamente llevando el arte a las personas sino también enseñándolas a hacer arte, desenvolviendo la cultura de crear arte. El arte urbano lleva en sí, signos que unen a un pueblo, a través de sus producciones culturales, de sus idiomas, de su redescubrimiento de su “yo social”, cultural y de pertenencia a su cultura. Su evolución en sus últimos años, ha hecho que nuevos artistas busquen especializar su arte en los espacios académicos, viviendo un universo artístico formal para posteriormente ir a la calle a expresar su arte.
Por otro lado, el artista autodidacta, que aprende a hacer su arte a través de su historia, expresándola en las paredes de la ciudad, pasa a ser reconocido en galerías de arte. Estas dos líneas artísticas hacen que este trabajo sea cada vez más acogido y apreciado. Hemos conseguido que el arte sea cada vez más legible a los ojos de quien lo ve y que al ser sentido por los mismos ojos, le permita envolverlo. De forma que todos los niños, jóvenes y adultos descubran el arte que existe dentro de cada uno. Es urgente esta relectura del arte urbano, que hoy ya no es un sinónimo de rebeldía de grupos al margen de la sociedad, y sí una forma de retratar a la ciudad en ella misma, así como de ayudar a reducir la violencia (México).
Gracias a esas intervenciones urbanas, el arte ya no es únicamente de la élite. Tenemos en nuestro país la gran oportunidad de lograr que, se creen sitios que le sean a modo y más que eso, a los artistas sean de cualesquiera de las artes que sean, para con ello obtener, amén de grandes talentos, también permitir que se expresen quienes quieran hacerlo pero con un mayor entendimiento de las causas y efectos de ello, no solo, el alabar o criticar por criticar, como ha sucedido y sucede en las tecnologías de la información que, me parece a mí, que no son ni redes, ni sociales, pero esto otro al juntarse y lograrlo sí establece redes y sociales también en el compromiso con su único ámbito, en su vida México, ¿o no?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorRáfaga
Artículo siguientePresentan sistema Alerta Plata Hidalgo
Asesor especialista en políticas públicas de alta injerencia social, licenciado en derecho por la UNAM, maestro en tecnologías de la información con carácter social, productor y director de cine (cortometrajes y películas independientes) y de televisión (documentales y comerciales). Cambridge English: Proficiency.