De acuerdo con información proporcionada por las autoridades mexicanas, la Secretaría de Gobernación (Segob) y el Consejo Nacional de Población (Conapo), en Hidalgo los migrantes centroamericanos en tránsito presentan el siguiente perfil: son mayoritariamente solteros, varones, saben leer y escribir, son jefes de hogar, al menos un lleva una detención en su historial y son de origen
salvadoreño.
El Prontuario sobre Movilidad y Migración Internacional de 2016, elaborado por la Segob y Conapo, indica que en 2005 fue el año de mayor flujo de migrantes centroamericanos de tránsito irregulares por México (casi 389 mil personas). Si se toma como año base 2011, periodo en que descendió sustancialmente la migración centroamericana en tránsito (casi 100 mil migrantes), para 2014 esa población aumentó 242 por ciento en menos de tres años.
La migración centroamericana en tránsito, ya sea regular o irregular, se refiere a las personas que dejan su país de origen para dirigirse a otro y, que necesitan pasar por uno o varios países, sin la intención de establecerse en él o en ellos. La migración irregular es aquella que no cumple con las regulaciones migratorias del país de tránsito.
La Encuesta sobre Agresión y Abuso a Migrantes en las Fronteras Norte y Sur de México (EAAM Sur) 2011-2012 proporciona información detallada de la migración en tránsito por México de personas de Guatemala, Honduras y El Salvado. La encuesta muestra que la mayoría de los migrantes centroamericanos son mayoritariamente solteros, varones y, saben leer y escribir, con excepción de los migrantes guatemaltecos, quienes casi una cuarta parte ellos (22 por ciento) no sabe leer ni escribir. Casi todos los migrantes centroamericanos cuentan con nivel educativo de primaria. No obstante, sobresale el hecho de que los migrantes de El Salvador representa la migración de mayor escolaridad, con estudios de nivel bachillerato (casi 30 por ciento) y con estudios universitarios (2.3 por ciento). Menos de la mitad de los migrantes centroamericanos son jefes de hogar (48.3 por ciento), mientras que el resto de los migrantes tiene una relación de parentesco de hijos.
Más de 70 por ciento de migrantes centroamericanos sostuvo haber sido detenido al menos una vez en México. Solo uno de cada cuatro hondureños declaró que llegó a ser detenido en dos ocasiones. Menos de 4 por ciento indicó haber sido detenido en el país tres o cuatro veces. Los migrantes hondureños son los migrantes que más contratan los servicios de un “pollero” –que transporta a personas hacia un destino de forma irregular– (22.4 por ciento), es decir, la gran mayoría de los migrantes centroamericanos en tránsito por México no contrata los servicios de un pollero para llegar a los Estados Unidos.
Los principales riesgos declarados en orden de importancia por los migrantes fueron: la falta de alimento, el intenso calor, el cansancio por horas de caminata y la falta de agua. Solo los migrantes de Honduras manifestaron tener como uno de los principales riesgos caerse del tren. Los principales medios de transporte que utilizan los migrantes centroamericanos son autobús, camioneta y la movilidad a pie. Además de esos medios, los migrantes hondureños presentan un gran porcentaje de uso de tren (8.73 por ciento) y el tráiler o camión de carga (5.37 por ciento).
Cuando se les pregunta a los centroamericanos qué lugares de tránsito por México recuerdan, más de la mitad indicó que Chiapas. Incluso, casi todos los guatemaltecos (92.2 por ciento) declararon esta entidad. Uno de cada tres hondureños señaló Tabasco (35.45 por ciento). El resto de las entidades mexicanas casi no se llegan a mencionar. Hidalgo es mencionado 0.1 por ciento por los hondureños y guatemaltecos y uno por ciento por salvadoreños.
Las principales ciudades con altos índices de detención son Chiapas, Chihuahua, Veracruz, Ciudad de México, Tabasco, Tamaulipas, Guanajuato y Tlaxcala. Hidalgo reportó 2.3 por ciento de detenciones de migrantes, todos ellos, salvadoreños.
Si bien, la gran mayoría de los migrantes centroamericanos tiene como destino los Estados Unidos, la EAAM Sur muestra que 67 por ciento de los guatemaltecos, 12 por ciento de los salvadoreños y 2.8 por ciento de hondureños detenidos, declaró que su destino final era México.
Frente a ese panorama de creciente presencia de migración centroamericana irregular en el país y, en Hidalgo, se requiere sensibilizar y concientizar a la población y autoridades mexicanas, así como a los mismos migrantes, sobre los derechos humanos que tienen como migrantes y, en el caso de la población migrante que tenga como destino final México, la asesoría jurídica correspondiente para su nacionalización.

Email: [email protected]

Comentarios