Es rara la autocrítica entre los priistas, por eso cuando alguien decide hablar sus palabras trascienden y llaman la atención. Durante una gira por la Huasteca, la diputada federal por Huejutla, Carolina Viggiano Austria, habló para una televisora local sobre el sentimiento actual entre priistas de Hidalgo, que quizá podría trasladarse a tricolores de todo el país. La hasta hace poco aspirante a la candidatura priista al Senado, admitió que hay desánimo y desencanto entre priistas y que a muchos (incluyéndola a ella) los maltrataron tras las postulaciones en la reciente selección interna. Hay que recordar que Viggiano aspiraba a la candidatura priista hidalguense al Senado de la República, que finalmente consiguió Nuvia Mayorga, exdirectora de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. La también secretaría jurídica del comité ejecutivo nacional (CEN) reflexionó que el priismo atraviesa por una crisis de ideales y valores, frente a lo cual llamó a sus correligionarios a rescatar y reencausar el rumbo. Dijo que su partido, emanado de la Revolución mexicana, es de todos y ofrece las mismas oportunidades, pero que si no se abre, si no escucha y no le dan trato digno a cada uno de sus militantes, entonces no tendrán un buen escenario en las próximas elecciones. Y fue más allá: dijo que a los militantes de ese partido se les tiene que respetar su inteligencia, su dignidad como seres humanos y no solamente manipularlos cuando hay elecciones. Tras su regreso a la presidencia de la República en 2012, el PRI enfrenta el desgaste que todo partido sufre en el poder. De esa incómoda posición, pocos se recuperan y hoy se intuye que en el PRI no saben cómo vender que son la mejor opción para seguir gobernando en 2018. Su gallo para la presidencia es un no priista que busca, precisamente, explotar esa no filiación al partido en un momento en que el descrédito los persigue como alma en pena. ¿Qué va a hacer el PRI frente a militantes como Viggiano que admiten desánimo frente a las elecciones que vienen? ¿Escucharlos o enviarlos a la hoguera por atreverse a criticar al partido? Hagan sus apuestas. De filón. Ver para creer el nivel de incompetencia al que pueden llegar algunos servidores públicos. No son ni para lograr llevar a un equipo de futbol a su destino.

Comentarios