ELSA ÁNGELES

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), hay un aumento de las mujeres en los programas del sector, ya que de 1997 a 2015 las becas nacionales aumentaron 31 por ciento y las internacionales hasta 54. En cuanto al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), el porcentaje de participación de mujeres fue de 37 para 2018.

Sin embargo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destaca que en México solo el 8 por ciento de las mujeres elige carreras profesionales relacionadas con la enseñanza de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (llamadas STEM, por sus siglas en inglés) comparado con el 27 por ciento de los hombres.

Por otra parte, según datos de la división de género y diversidad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de la población de entre 25 y 40 años solo 36 por ciento de trabajadores de las 20 ocupaciones mejor remuneradas son mujeres, mientras que en las 10 con menor salario representan el 64 por ciento.

Esos datos son parte del análisis La perspectiva de género en el sector de ciencia, tecnología e innovación, el cual realizó el Foro Consultivo Científico y Tecnológico que coordina Julia Tagüeña Parga, doctora en física y reconocida investigadora.

“Propiciar la igualdad de género en los ámbitos de ciencia, tecnología e innovación ya no es un tema aislado, sino una preocupación de las naciones, organismos y agencias financiadoras, por las múltiples implicaciones que tiene para el desarrollo mismo de la investigación, pero también para la superación de grandes problemas mundiales y para la generación de riqueza y bienestar para la población”, indica el análisis.

El Foro Consultivo Científico y Tecnológico fue creado en 2002 como un órgano autónomo de consulta permanente del Poder Ejecutivo federal, del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación y del Conacyt, así como del Poder Legislativo, tanto federal como estatales.

Una de sus principales funciones es generar propuestas en materia de políticas públicas y programas de investigación. Entre ellos, promover la perspectiva de género en la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI).

Su análisis, recién presentado por la doctora Julia Tagüeña y que puede consultarse en su página oficial www.foroconsultivo.org.mx, presenta aportaciones vigentes para incorporar la perspectiva de género en el sector CTI, desde una visión internacional, y recomendaciones que podrían emprender tanto el sector gubernamental y privado como al interior de las instituciones de educación superior para mejores prácticas.

Igualdad de género en el sector CTI

Un diagnóstico de la situación actual de las mujeres en los campos de CTI lo aporta el estudio titulado en español El género en el panorama de la investigación global, publicado por la empresa de análisis de información Elsevier, que abarca el periodo de 1996 a 2016, aplicado en 12 países y regiones, como son Australia, Brasil, Canadá, Chile, Francia, Dinamarca, Estados Unidos, Japón, Portugal, Reino Unido, Unión Europea y México.

Entre sus principales hallazgos destaca el aumento de mujeres entre los investigadores e inventores. En nueve de los 12 países ellas representan más del 40 por ciento, destacando Portugal. En tanto, en México y Chile solo son el 38 por ciento.

Los resultados varían sustancialmente según el campo de investigación y las mujeres están mejor representadas en ciencias de la vida y la salud. Mientras que en ciencias físicas todavía están, en general, poco representadas con menos del 25 por ciento.

En los países y regiones analizados, las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de colaborar internacionalmente, porque además tienen menos movilidad a otros países.

Las mujeres participan menos en trabajos de investigación intersectorial, entre sectores académicos y de la industria.

La investigación de género ha crecido en términos de tamaño y complejidad, y surgen nuevos temas. Pero los artículos publicados que usan el término “género” en el título están divididos entre temas de investigación biomédica y de ciencias sociales.

El análisis del Foro Consultivo Científico y Tecnológico destaca los resultados alcanzados en algunos países de Europa al implementar acciones para mejorar la participación de las mujeres en áreas STEM, porque “hacer uso de todos los talentos y crear oportunidades iguales para hombres y mujeres no es solo una cuestión de justicia, también es un problema de eficiencia económica”.

En tanto, en México implementaron siete acciones: el Programa para madres solteras en instituciones públicas de educación superior interesadas en completar estudios de pregrado; el Programa de incorporación que promueve, difunde y fomenta la formación de estudios de posgrado en mexicanas de origen indígena.

El Programa de cátedras Conacyt para jóvenes investigadores que toma en cuenta una edad diferenciada según el género del solicitante.

El SNI otorga un plazo de un año adicional en la evaluación de la producción de las investigadoras en caso de maternidad.

Crearon el Fondo Sectorial de Investigación y Desarrollo Inmujeres-Conacyt para proyectos que puedan generar conocimiento, desarrollos tecnológicos o innovaciones para atender problemas y necesidades de las mujeres.

Financiaron dos redes en materia de género: la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género (Mexciteg) y la Red de Género, Sociedad y Medio Ambiente.

Por último, las convocatorias del Conacyt establecen la obligación de no discriminar a los proponentes por ningún motivo o condición social o física.

¿Qué se puede hacer para integrar a más mujeres a la ciencia?

Una iniciativa internacional es el reconocimiento Athena SWAN (acrónimo en inglés que significa Red Académica Científica de Mujeres), que desde 2005 otorga el Reino Unido a universidades y actualmente aplica en más de 140 instituciones de su país.

Se trata de un programa voluntario supervisado por una organización sin ánimo de lucro, la Equality Challenge Unit, que juzga los métodos en los que un departamento, facultad o centro de investigación, contrata, promociona o hace permanentes a sus miembros femeninos.

Para tener una idea, aquí los 10 principios clave en que se basa:

1 Se reconoce que la academia no puede desarrollar su máximo potencial a menos que pueda beneficiarse del talento de todos.

2 Se comprometen a avanzar en la igualdad de género en la academia y en particular la pérdida de mujeres a lo largo de su carrera y su ausencia en puestos académicos, profesionales y de apoyo de alto nivel.

3 Se comprometen a abordar la representación desigual de género en las disciplinas académicas y las funciones profesionales y de apoyo: la relativa subrepresentación de las mujeres en roles superiores en artes, humanidades, ciencias sociales, negocios y derecho; la tasa particularmente alta de pérdida de mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y medicina.

4 Se comprometen a abordar la brecha salarial de género.

5 Se comprometen a eliminar los obstáculos que enfrentan las mujeres, en particular en los puntos principales del desarrollo y la progresión profesional, incluida la transición del doctorado a una carrera académica sostenible.

6 Se comprometen a abordar las consecuencias negativas del uso de contratos a corto plazo para la retención y el progreso del personal en la academia, particularmente de las mujeres.

7 Se comprometen a abordar el trato discriminatorio que a menudo experimentan las personas transgénero.

8 Se reconoce que avanzar en la igualdad de género exige el compromiso y la acción de todos los niveles de la organización; en particular, el liderazgo activo de los directivos en los puestos de alto nivel.

9 Se comprometen a realizar e incorporar cambios estructurales y culturales sostenibles para avanzar en la igualdad de género, reconociendo que las iniciativas y acciones que apoyan a las personas por sí solas no promoverán suficientemente la igualdad.

10 Todos los individuos tienen identidades conformadas por factores diferentes. Se comprometen a considerar la intersección de género y otros factores siempre que sea posible.

Comentarios