Pese a que año con año se anticipan los peores escenarios presupuestales, 2019 parece que no será un año de recortes, al menos para nuestra entidad. Ayer la secretaria de Finanzas Jessica Blancas entregó el Paquete Hacendario 2017 que, de entrada, prevé un presupuesto de 45 mil 92 millones 768 mil pesos, lo que representa un crecimiento de 7 por ciento respecto al actual ejercicio fiscal. En términos monetarios, significan casi 3 mil millones de pesos más respecto al presupuesto 2018, que sumó 42 mil 147 millones de pesos. Así que, al menos en el papel, en Hidalgo, 2019 al parecer no será un año austero, como anunciaban todos los presagios. Eso si los diputados, tanto locales como federales, no cambian la propuesta del Ejecutivo estatal, pues recordemos que por primera vez en la historia de Hidalgo hoy el Congreso está dominado por una mayoría distinta a la priista. Por cuanto a la distribución de recursos, el proyecto que presentó Blancas no plantea muchas sorpresas. Prioriza, como sucede desde hace años, a la educación (18 mil 880 millones 94 mil 844 pesos) y salud (5 mil 258 millones 394 mil 914 pesos). Aunque también destaca el monto que propone para deuda pública (760 millones 96 mil 158 pesos) y para gobierno (7 mil 793 millones 83 mil 289 pesos). El monto previsto para pago de empréstitos habla de que la deuda sí es un peso importante para la administración estatal, pues es apenas 200 millones menor al monto que sería destinado a “poderes y autónomos” (961 millones 336 mil 197 pesos). Y por otra parte, sorprende que casi 8 mil millones de pesos se destinen a “gobierno”, en contraste con lo que se planea gastar en obra pública (un mil 824 millones 564 mil 217 pesos). Ya veremos cómo se manifiesta y dispone la mano de la bancada morenista en el Congreso local. De filón. Ayer visitó Hidalgo el nuevo procurador federal del consumidor Ricardo Sheffield Padilla, quien nos dio una buena noticia: la tendencia a que las gasolineras roben en los litros que despachan registró una baja en el último año debido a la competencia que implica la operación de estaciones de diferentes marcas. Al menos para algo sirvió la defenestrada reforma energética.

Comentarios