¡Sabías que!

El valor fundamental de la alternancia política no es solo el cambiar a las personas o los partidos en el poder, sino que exista un cambio positivo en el funcionamiento de las instituciones de una democracia representativa. No es solo un cambio de individuos, programas o ideologías, sino una modificación en la distribución del poder acompañado de una introducción de controles institucionales a la discreción gubernamental, generar incentivos para hacer políticas públicas más eficientes y equitativas, incitar a los políticos a satisfacer de manera más efectiva los intereses de sus representantes y contribuir a disminuir la incertidumbre asociada a cualquier proceso de transición.

En diferentes momentos se ha analizado lo que significa la transición a la democracia, sus peligros y obstáculos pero después de la elección presidencial del pasado primero de julio, hay un sentimiento común por el cambió en el país, eso definitivamente es irreversible, tenemos que analizar la valoración que estableció nuestra sociedad cuando salió a votar para dejar en claro que pueden manejar la democracia del país en una forma totalmente inteligente y segura con su participación. Mucho se caracterizó a la democracia no solamente como la posibilidad de elegir a nuestros gobernantes, sino también como la voluntad de la sociedad a ser gobernada por quien fue elegido, pero hay que asumir esa transición en el poder con cautela y ser muy preciso por la alternancia que se está dando para la conducción del país.

Ahora más que nunca debemos pugnar por un gobierno con adjetivos claros y con el poder necesario para redistribuirlo y verificar que no se exceda, castigar sus desviaciones, vigilarlo, pero sobre todo criticarlo para que sea capaz de corregir el rumbo si fuera necesario. Esa limitación del poder se puede lograr con una sociedad cada vez más participativa, reflexiva y crítica para seguir fortaleciendo el compromiso que se estableció con el nuevo presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, es necesario que el presidente siga trabajando con canales de comunicación entre los gobernadores de los estados, pero también debemos lograr una sociedad con inteligencia política que pueda definir el rumbo del país.
¿Usted qué opina?

Comentarios