Orfandad

Soy una huérfana
pero no como cualquiera
Yo tengo padre y madre
Hermanas y hasta primos
Lo que soy es por conciencia
y con un esfuerzo desmedido
por cambiar la zaga y la historia
He matado al padre
también a la madre
mientras iba al desfiladero
de todos los desesperados
de esos que buscan
poder escribir su propia historia
Pero el mundo tan hostil y familiar
exige siempre el pedigrí que no tengo
los libros de familia que ya quemé
Mientras el escudo y toda mi herencia
cuelgan en el llavero
de esta orfandad henchida
de cuentos que no son míos
y los despojos que dejaron otros

Es el poema que abre sin concesiones el alma escrita de Cynthia Pech: Raíz de un instante (editorial Verso Destierro, 2014), que reúne 47 textos que exploran sentires, vivencias, errores y aciertos, es decir, la vida misma de ella, de cualquier ser humano vivo y reflexivo sobre su ser y su hacer.

Nido vs vuelo

¿Pájaro o jaula?
se preguntó Alejandra
un día de tantos en que
no fue suficiente sentir la libertad
apretada en el tiempo

Cynthia Pech, la autora, nació en el año emblemático de 1968, en esa urbe que es el corazón, el estómago y las vísceras todas de este gran país; la Ciudad de México. Desde hace poco más de dos décadas explora el mundo de las letras, o más bien, trata de entender y vivir en el mundo ordenándolo en discurso y Raíz de un instante es la muestra fiel de este proceso. Además de ser filósofa de profesión, es también profesora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Desde el 2000 ella forma parte del consejo editorial de la revista literaria Blanco Móvil. Su poemario Intersticios obtuvo mención de honor en el Concurso de Poesía Experimental “Raúl Renán” (1998) y ha publicado desde entonces en antologías, revistas y libros.
Francesca Gargallo, colega y amiga suya, ha definido bien una de las características de la producción de Cynthia, al afirmar que si bien “la costumbre pesa es porque encarna el lugar de ‘otra vez’ (y) de ella huye la poeta (Cynthia Pech), se aferra al aire, endemonia su cuerpo en el vórtice de la lengua, abre la memoria”.
Esa quizá es la virtud de los poemas de Cynthia: se destruye emocional y sentimentalmente para reconstruirse y reconstituirse, en un tiempo en que la poesía puede ser la clave para andar estos caminos de la vida y de la muerte.

Performance

La historia cosida en cada pliegue
suda todo lo que no olvida
puede la ausencia estar húmeda
con su dejo de misterio atemporal
asomándose en una constante:
el vestido y los botones
Una tela de seda
o quizá poliéster
cae hasta los pies sobrecogiendo
el precipicio de fondo
y el dobladillo de la noche
Aunque color de un día
la niña adulta juega a ser mujer
en el oscilante pasajero
baile de la vida
estrepitosa tarea es
(que no sale que no sabe)
sostenerse en la marca del tiempo
a laque no se llegará ni ahora
ni veintitrés años después

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorGamboa Patrón, el ecocida del Caribe
Artículo siguienteBrinda concierto de piano Massimiliano Damerini en el IA
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.