En el cuarto Parlamento Infantil de Hidalgo celebrado en octubre de 2015, la diputada presidenta infantil Xóchitl expresó en su intervención en el Congreso de Hidalgo su preocupación por la falta de políticas públicas para promover el retorno de los migrantes hidalguenses para reunirlos con sus familias o asegurarles mejores condiciones durante su estancia en Estados Unidos (EU). A dos años de ese evento, vale la pena recordar la palabra de esa niña y reiterar que existe una cuenta pendiente con la niñez hidalguense que vive en hogares divididos por la migración.

La palabra de Xóchitl

“Saludos a todos y a todas, amigos y amigas de rostro y corazón sincero. Mi nombre es Xóchitl, tengo 10 años y nací en el Valle del Mezquital, en donde crece el mezquite y la palabra se respeta. Agradezco a todos su oído atento a mi palabra. Hoy respetuosamente me dirijo a ustedes para hablar sobre los que se quedan y sobre los que se van. Mi palabra en esta ocasión narra la historia de miles de niños que viven en hogares divididos, fragmentados; entre lo que se conoce como el gabacho y el México de acá. ¿Sabían los presentes que: 232 millones de personas viven fuera de su país de origen, 20 millones de mexicanos emigran al otro lado y 250 mil de ellos son hidalguenses?
“Para los políticos esas son cifras, números, estadísticas, remesas, una nota más de alguien muerto en el río Bravo o en los desiertos de los Estados Unidos. Para mí uno de esos migrantes significa la vida porque podría ser mi padre, un mojado que salió hace años de casa persiguiendo el sueño americano.
“A mi más corta edad todavía recuerdo la escena que presenciamos mi madre y mi hermana tras de su partida: empaquetó objetos, muchas fotos, recuerdos, música, nuestro amor y nuestras bendiciones. En ese entonces no comprendía por qué guardaba todo eso, hoy día me doy cuenta que el migrante, el mojado, el gabacho, el espalda mojada, guarda pedazos de su historia porque le ayudarán a llenar las ausencias en la distancia.
“Esta historia seguramente la comparten muchos niños en México y el mundo, la pregunta que cabría hacernos es ¿quién es el responsable? ¿Nuestros gobernantes y políticos? ¿Los medios de comunicación? ¿La sociedad en general? ¿Quién ha decidido que miles de niños vivamos en hogares fragmentados por la migración?
“Todos somos responsables. Por ello, invito a todos a sumar esfuerzos para que desde nuestras trincheras apoyemos las causas de los migrantes y no nos sigamos vendiendo simulacros con discursos falsos porque:
“Si hubiera democracia, no nos gobernarían los mismos de siempre.
Si hubiera justicia en la distribución de la riqueza, no morirían de hambre en el mundo 6 millones de niños cada año.
“Si hubiera libertad, no habría miles de desaparecidos en el mundo.
“Si hubiera libre tránsito, no señalarían a miles de migrantes que salen de sus lugares de origen para ganarse la vida. ¿Quién es el ilegal? Ilegal e injusta es la corrupción que carcome nuestros pueblos. Ilegal y poco ético es la existencia de políticos que roban y que viven del patrimonio de los mexicanos. Delincuentes deberíamos de llamarles.
“Ilegal e inmoral es señalar a un ser humano por su condición de clase, mi padre es migrante pero no merece ser llamado clandestino. “Como orgullosa nieta de campesinos, como hija de padre migrante, como mexicana, como estudiante, como niña, como ser humano, quiero levantar mi voz para decirle al mundo que seamos solidarios con las causas justas y que no nos arrebaten la posibilidad de un mundo donde haya menos injusticias.
“Somos la semilla, la posibilidad, la esperanza de hacer girar la historia de otro modo. Pero sobre todo, somos barro amasado por muchas generaciones, somos voluntad y somos la esperanza de un mundo mejor.”

Comentarios