La paradigmática vulnerabilidad de Tepetitlán

230
editorial

En 2015 Tepetitlán contaba con 10 mil 900 habitantes. Se trata de una demarcación situada en el sur de la entidad, ubicada en una región influenciada por la zona industrial de Tula-Tepeji y que, en últimos tiempos, también ha sido afectada por la proliferación de los denominados huachicoleros que operan en Tezontepec, que es también su vecino. Tepetitlán es un buen ejemplo de por qué los ayuntamientos son vulnerables a los grupos delictivos que hoy cobran fuerza bajo el cobijo de los también llamados “chupaductos”. Las cifras ayudan a entender el fenómeno: con casi 11 mil habitantes, Tepetitlán solo cuenta con 15 policías municipales y cinco patrullas. Estamos hablando que cada policía tiene a su cargo la seguridad de 733 habitantes. Por eso quizá sea comprensible el asalto que sufrió la comandancia municipal, aquella noche del 4 de diciembre, cuando a los policías, en su propio cuartel, los despojaron de las armas y los amarraron para poder asaltar el cajero automático instalado en sus inmediaciones. Esa situación de invulnerabilidad se repite en todo el país y es la desgracia que vivimos de manera cotidiana. Y frente a esto, los gobiernos en todos sus niveles no han podido acertar a una estrategia que funcione. Por eso, en las próximas elecciones, seguramente la seguridad será tema obligado en los discursos de los candidatos. Veremos si alguien tiene alguna idea de cómo enfrentar la plaga que hoy tiene la nación en el caos. De filón. Esto es difícil de entender, pero el Partido Encuentro Social (PES) podría ir en coalición con el PRI y sus satélites para la elección local, Congreso del estado, y para la federal, en cuanto a la renovación del Congreso de la Unión. Pero con Morena para la elección de presidente de la República. ¿Alguien le entiende a este galimatías?

Comentarios