Se discute si la revuelta de 40 ciudades en EU es una revolución cultural, un levantamiento de masas, una guerra racista o una guerra civil, en medio de su proto-balcanización.

A mi juicio, se trata de la “segunda guerra civil” que engloba los anteriores componentes citados y desnudan al mediodía lo que parece su irreversible psico-segmentación maniquea, como postula persuasivamente el británico Alastair Crooke(AC), quien fue espía del MI6 y luego asesor principal del español Javier Solana, quien fuera el encargado de las relaciones exteriores de la Unión Europea.

Hoy AC despacha en Beirut, centro importante del espionaje británico medio-oriental, desde su muy solvente portal Conflicts Forum.

Según AC, “el balance de fuerzas a nivel doméstico es tal que ningún partido puede, como deseara, forzar la sumisión del otro a su cosmogonía, ninguno puede prevalecer en forma decisiva” cuando “ni siquiera la elección de noviembre arreglará las cosas en una forma final” y, al contrario, “podría agudizar aún más la confrontación”.

Formula dos vectores para tal escisión: 1.-No existen más “hechos (facts)”,sino que se han convertido en una “ideología que ha separado a dos campos irreconciliables” y 2.-No existe ninguna “autoridad o fuente” para validar un “hecho (fact)” cuando lo que prevalece es la “emocionalidad psíquica (filósofo escocés Alasdair Macintyre dixit)”. ¡Se extinguieron, cuando no mataron a los árbitros en EU! AC cita al historiador Michael Vlahos(MV)quien define el momento como una “nueva guerra civil” y aduce que “EU se ha dividido en dos diferentes naciones y se ha separado en dos sectas religiosas (sic) incompatibles”:

1.-El partido en el poder que visualiza la identidad nacional arraigada en “una era dorada temprana que preserva la propiedad, el comercio y la libertad”, de tónica protestante calvinista; y 2.-Una visión progresista del futuro, de tono apocalíptico, que vislumbra la perfección y la pureza por delante.

MV concluye que “en la definición del bien (sic) y el mal (sic), no existe lugar para un compromiso”.

AC extrapola las “dos imágenes psíquicas en conflicto a la geopolítica global” cuando “los estadunidenses se agitan fácilmente y se exasperan con las nociones de que China o Rusia pueden acuñar el vacío”.

A juicio de AC, en Israel –país consubstancialmente supremacista/racista/apartheid /paria, donde urge también un “Palestinian Lives Matters (PLM: Las vidas de los palestinos importan)”– “se encuentran aterrados (sic) por el discurso liberal de BLM(Las vidas negras importan), por la lucha venidera contra el racismo y la opresión”.

Asiste la razón a AC si vislumbramos los resultados electorales de las primarias del Partido Demócrata en Nueva York –conglomerado urbano más importante de israelíes en el mundo y sede de Wall Street– donde la “ola insurgente” apoyó al “afro” Jamal Bowman –gran defensor de los derechos palestinos– apoyado por la reluciente estrella ascendente Alexandria Ocasio-Cortez, desbancó al legislador israelí-estadunidense Eliot L Engel– zelote del irredentismo de Israel que preside el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara –quien representó a su distrito Bronx/Westchester County durante más de 30 años,lo cual repite el éxito de 2008 de los rebeldes del ala “izquierda” del Partido Demócrata: aliada al judío-progresista “socialista” Bernie Sanders quien ha sido dos veces defraudado por el establishment del antidemocrático Partido Demócrata.

A mi juicio, se trata de un clásico epifenómeno de las transiciones que denotan la mentalidad maniquea del tercer siglo aC cuando una de las partes se auto-arroga el derecho inmanente de la verdad absoluta y divina que exige la extinción de su contraparte y no da pie para los compromisos de colores diferentes al blanco y al negro. Así, el “otro”, quien fuere, es linchado con todo un diluvio de epítetos peyorativos gracias a la ayuda de quien controle mejor los multimedia.

alfredojalife.com
https://www.facebook.com/AlfredoJalife https://vk.com/alfredojalifeoficial https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Comentarios