La psicología basada en evidencias (PBE) es definida como el uso consciente, explícito y juicioso de la evidencia más actual y vigente en la toma de decisiones en la atención de pacientes.
La PBE propone combinar metodológicamente la experiencia del profesional en salud, llámese psicólogo(a), con la información más actual de la situación clínica que enfrenta. El planteamiento indica dos ventajas importantes de esa práctica, una en cuanto a que el profesional joven puede tomar mejores decisiones a pesar de no tener suficientes años de práctica clínica, mientras que el profesional más veterano puede tomar decisiones actualizadas a pesar de llevar varios años de haberse graduado. La PBE pone un método en la práctica clínica independiente de las inclinaciones teóricas.
Es importante destacar que esa práctica promueve la combinación de la teoría con la experiencia clínica a través de una serie de etapas. Desde la década de 1990 se describieron por primera vez las cinco etapas que conforman la PBE; las cuales son:
1) Plantear preguntas estructuradas y focalizadas: el punto inicial es esencial, formular una pregunta útil para la PBE debe ser, en primer lugar, relevante a un problema ante el cual el profesional en salud está enfrentándose. No se trata de un cuestionamiento teórico ni de una situación hipotética, sino de una situación que presenta en un preciso momento un paciente real. La anatomía de una pregunta focalizada cuenta con los siguientes elementos: el paciente y su problema en cuestión, la intervención o exposición a considerar, un comparador a esa intervención o exposición cuando exista y el resultado clínico de interés.
2) Encontrar la evidencia: se entiende por evidencias los resultados disponibles de pruebas o ensayos clínicos, donde se cuantifican y ponderan los elementos de nuestra pregunta focalizada. Esa búsqueda implica la revisión de reportes científicos actuales, sobre la búsqueda en bibliografía clásica.
3) Valoración crítica: una vez que tenemos nuestra colección de publicaciones científicas resultantes de nuestra pregunta focalizada, debemos determinar e interpretar dicha evidencia reparando sistemáticamente en la validez, resultados y relevancia de cada publicación en la práctica del profesional que realiza la pregunta.
4) Toma de decisión clínica: después de obtener resultados críticos y focalizados de las pruebas más recientes, el profesional de la salud puede aplicar esos resultados en su decisión clínica.
5) Evaluación del desempeño: como en toda práctica clínica, los hallazgos de la PBE deberán ser compartidos con otros profesionales de la salud, y sometidos a revisión y comparación para producir nueva evidencia encaminada a identificar la mejor práctica disponible en un caso en particular.
En cuanto a la psicología, igual que otras tantas disciplinas en el campo de la salud, se hace más evidente la constante polarización entre la experiencia práctica y el conocimiento teórico. Se plantea al respecto que un recién graduado tiene amplios conocimientos teóricos y actualizados respecto a un padecimiento en particular, mientras que un psicólogo con 20 años de experiencia en la práctica cotidiana será una autoridad en su campo de dominio, pero posiblemente lleve esos mismos 20 años sin actualizarse.
La PBE previene al psicólogo de la obsolescencia de sus conocimientos, pero mejor aún, propone un marco metodológico en su práctica clínica independiente a su enfoque teórico.
Para finalizar es importante destacar que el contenido de los párrafos anteriormente señalados apunta directamente a disertar sobre la siguiente pregunta, y los cuatro argumentos que se proponen para responderla: ¿por qué existen prácticas precientíficas e ilegales entre las(os) psicólogas(os) mexicanas(os)?
A manera de respuesta cuatro planteamientos se pueden afirmar en el sentido de la necesidad de reflexionar sobre la interrogación que nos atañe: a) una deficiente formación científica y profesional, b) falta de conocimientos de usuarios y prestadores sobre el ejercicio de sus derechos, c) falta de políticas públicas, legislación, normas y guías técnicas, d) falta de supervisión del ejercicio profesional. Se queda de tarea ahondar en la deliberación al respecto…

Comentarios