La reforma laboral en México no justifica el derecho al trabajo digno

2287
Martín Melgoza

En México nos encontramos con la ausencia de una política laboral donde no existe una equidad en los derechos del trabajo para el personal de honorarios lo cual genera una desvinculación legal por los derechos propios de un trabajador, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en el artículo 123: “Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme a la ley”.

La reforma laboral en México no justifica el derecho al trabajo dignoEl concepto de honorarios no se encuentra plasmado dentro de la Ley Federal del Trabajo, existe el concepto de prestadores de servicios profesionales por lo que no hay una relación laboral justificada, el trabajador no está generando ninguna antigüedad, y como supuestamente no existe esa relación laboral, el trabajador es sometido a labores más allá de la jornada legal de ocho horas, inclusive debe realizar actividades distintas a las que fue contratado, llegando a prestar servicios en lugares distintos a su centro de trabajo sin que exista un pago de horas extras ni de viáticos por los traslados o cualquier otro tipo de remuneración adicional.
Asimismo, el trabajador contratado bajo ese esquema no tiene derecho a la estabilidad en el empleo, por lo que la relación puede ser concluida en cualquier momento que el patrón lo desee, otorgando en ocasiones una gratificación muy por debajo de la indemnización que correspondería en el derecho laboral.
El ser contratado bajo un esquema de honorarios tiene como principal objetivo evadir obligaciones, por las cuales el patrón pretende deshacerse del pago de las cuotas de la seguridad social no aplicando un principio que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Méxicanos donde se menciona que el trabajador tiene derecho a un trato digno.
No debemos omitir que existen tratados internacionales con acuerdos establecidos para generar políticas globales que nos permitan definir estrategias para lograr acuerdos internos, la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en la Conferencia Internacional el 19 de junio de 2009 en el Pacto Mundial para el Empleo determino que:
“El deterioro del empleo está ocasionando grandes dificultades a muchos trabajadores y trabajadoras, y por ende a sus familias y comunidades, y agravando la pobreza. Asimismo, la crisis del empleo está poniendo en peligro el cumplimiento de los objetivos de desarrollo del milenio, debilitando a las clases medias, amenazando la cohesión social y erosionando la confianza en los dirigentes”.

El pacto propone medidas y políticas para:

1) Mantener en el empleo a las mujeres y los hombres tanto como sea posible, y respaldar a las empresas, en particular las pequeñas, medianas y microempresas.
2) Apoyar la creación de empleo y promover inversiones en sectores intensivos en empleo, incluidos los empleos verdes.
3) Facilitar una reinserción más rápida en el empleo y contener la deflación de los salarios.
4) Proteger a las personas y las familias afectadas por la crisis, en particular las más vulnerables y aquellas en la economía informal, fortaleciendo los sistemas de protección social para mantener ingresos y niveles de subsistencia sostenibles, así como la seguridad de las pensiones.
5) Acelerar la recuperación del empleo y ampliar las oportunidades de ocupación, actuando simultáneamente sobre la demanda y la oferta de trabajo.
6) Dotar a la fuerza de trabajo de las competencias laborales necesarias tanto ahora como en el futuro.

En resumen si se adoptan de forma integral y coordinada políticas donde todo trabajador pueda tener los derechos y obligaciones que se encuentra en un mandato constitucional sin distinción de conceptos se pueden garantizar un trato más digno en el desarrollo laboral y justificar a nivel internacional las politicas laborales de nuestro país.
¿Usted qué opina?

Comentarios