Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

¿Sabías que? El proceso democrático en México implica que los mayores retos estén directamente asociados con la capacidad que tenga para configurarse como un sistema político gobernable. Ello implica, a su vez, al menos cinco líneas básicas de reingeniería política:

1. Incrementar los niveles de legitimidad de las instituciones políticas.
2. Propiciar un adecuado balance entre las estructuras representativas y la necesidad de una mayor participación ciudadana.
3. Avanzar en la construcción de consensos en torno a objetivos nacionales.
4. Propiciar una nueva comunicación y el apropiamiento por parte del ciudadano de una cultura política basada en la participación.
5. Desarrollar todas las destrezas conducentes para aumentar la eficacia del gobierno en la atención de las demandas y necesidades de nuestra sociedad.

Los políticos en el pasado han llamado “reforma política” a los cambios a la legislación, que en realidad no cambian las reglas del juego político y electoral, y terminan permitiendo que ellos se perpetúen en el poder y sus privilegios hagan una clase social con todas las prerrogativas.
La reingeniería de un sistema político implica cambios organizacionales y de cultura. Hoy en día, los políticos para reducir la corrupción han optado por crear comisiones, contralorías, sistemas, leyes, pero la vida política del país no mejorará así, solo se crea más burocracia, más gastos y se dificulta tomar decisiones que puedan generar un proceso de mejora.

Si los partidos políticos quisieran tener candidatos a elección popular que fuesen honestos, nos encontraríamos en la historia que todos han disfrutado de las bondades de protección que el sistema político tiene con ellos y que aprendieron de las mañas que usa el monstruo del poder político.
La reingeniería deberá comenzar por otro tipo de personas, deberá nacer de un principio básico de la existencia y requerimientos que hoy necesita México; la incorporación de esta perspectiva conlleva un cambio en la forma de participación, esto no implica desechar las instituciones representativas por ineficientes e ineficaces. La tarea comprende el construir puentes entre la representación política, como instrumento que facilita la gobernabilidad, y la participación, como expresión más avanzada y completa de democracia; para ello, la política debe incorporar lo mejor de las sociedades en las que actúan.

Hay que revertir esa tendencia de que la mejor gente hoy no está y no quiere estar en la política. Hay que revertir la tentación recurrente de evadir las responsabilidades morales y legales que tienen los partidos frente a los ciudadanos e igualmente hay que evitar concebir la revolución moral que se requiere como una cacería de brujas, donde los representantes del gobierno invadan la vida de las personas a su conveniencia por sus deseos políticos.
¡¿Usted qué opina?!

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios