La renovación de la conciencia

302
Eduardo Cerecedo Sáenz

Frente a esta nueva realidad mexicana, como ha sucedido a través de la historia, la importancia estratégica de las instituciones universitarias crece, porque siempre han mostrado capacidad de reacción solidaria. Y han propuesto alternativas intelectuales válidas, además, de haber mostrado verdaderos liderazgos institucionales sólidos, capaces de movilizar el enorme potencial de influencia benéfica que poseen, siendo las universidades a decir de K Jaspers. “Es la universidad el lugar donde la sociedad y el Estado permiten el florecimiento de la más clara conciencia de la época”, por ello, no se debe perder de vista que las universidades nunca deben ir a la zaga de los cambios de la época, al contrario, deben tener la comprensión del momento, además de tener lucidez ante las políticas que afectan su comportamiento y destino e ir siempre con el interés de trascender hacia la esfera de las ideas y hacia propuestas universales del bien común.

Para ello, se deben conservar condiciones fundamentales como su autonomía frente a los poderes. Eso les ha permitido crear liderazgos intelectuales potentes, con visión de futuro y realce nacional. Asimismo, el desarrollo de condiciones óptimas en un entorno de políticas publicas con un marco regulatorio favorable para que las universidades cultiven la competencia, la innovación y la cooperación, con controles y supervisión ejercidos desde la distancia, sin un agobiante intervencionismo administrativo. También, debe formar vínculos cada vez más estrechos con las comunidades locales, las empresas y el entorno público.

En efecto, eso es lo que se esperaría, que al impulsar políticas públicas que hagan posible a las universidades reunir esas condiciones se fortalezcan y con ello se pueda recuperar el desarrollo de la sociedad con una visión estratégica que contribuya a fortalecer las bases de nuestra educación superior. Asimismo, impulsar las magníficas formas de la educación superior de excelencia, amplitud y sofisticación, y erradicar con fuerte convicción el analfabetismo y otros males que aquejan el desarrollo del conocimiento de los pueblos. Por otro lado, en el momento actual y a futuro crecerá aún más la importancia de la educación superior y el aprendizaje en todas sus formas, debido a que la educación superior ofrece innumerables beneficios y ventajas a la economía, a las sociedades y las naciones, y porque está ligada a la adaptación de un entorno tecnológico y cultural sometido a cambios de enorme magnitud. Así, la educación se ha convertido en tema central de las naciones, del comercio internacional y de los derechos universales, además de estratégico de una adecuada política, de los mercados del conocimiento y la cultura del bienestar. Por ello, organismos internacionales como la Unesco, la OCDE, el Banco Mundial, las principales universidades, empresas y fundaciones a nivel internacional difunden y universalizan el mensaje global de una revolución educacional en ciernes, y del aprendizaje que estaría a las puertas de la humanidad, para permitirnos un mejor lugar donde la sociedad y el Estado permiten el florecimiento de la más clara conciencia de nuestra época.

Comentarios