El brillante escritor español Félix de Samaniego escribió, analizando una fábula de Esopo: “Con varios ademanes horrorosos, los montes de parir dieron señales. Consintieron los hombres temerosos ver nacer los abortos más fatales. Después que con los bramidos espantosos infundieron pavor a los mortales, esos montes que al mundo estremecieron, un ratoncillo fue lo que parieron”.
Así sucedió cuando los mexiquenses en el poder dieron a conocer la integración del equipo negociador del TLCAN con Canadá y Estados Unidos, colmaron de elogios a sus integrantes, y gastaron una gran suma de nuestro dinero para armar los platós en radio y televisión de ilustres comentaristas que exaltaran sus cualidades. La realidad es que se trata de una corte para la capitulación.
La cabeza indudable ‑por si faltara algún dato al argumento‑ es Luis Videgaray, el mismo que echa su suerte política de suspirante a la presidencia de la República al resultado previsible: que se aprueben todos los dictados del extranjero y del yerno de Donald Trump en el nuevo clausulado, obviamente sin que el equipo capitulador formal la haga de tos.
Solo para desviar sus verdaderas intenciones, trae a la trompa talega al ejército de lambiscones y dinosaurios priistas que celebran una asamblea carísima y autoritaria, con el fin de reformar los estatutos del expartidazo y hacer creer al respetable que el candidato ungido puede ser un panista revestido de tricolor: el infame Guasón Meade Kuribreña, o si se puede, el incapaz Niño ñoño Nuño, todos del establo Videgaray .

Ya destrozó a la industria
azucarera nacional

El jefecito formal del equipo capitulador es Ildefonso Guajardo Villarreal, el secretario de Economía del peñato que ha destrozado la industria azucarera mexicana en los brazos de los exportadores gabachos de automóviles afincados aquí para permitirles una cuota pactada de introducción en el mercado estadunidense de carros maquilados en México, a bajos salarios, infraestructura regalada y contaminación asegurada para nuestras tierras.
De los demás, amanuenses y traductores locales que integran el equipo de la capitulación mexicana, ni hablar. Ellos son simples empleados de esa dupla macabra, diseñada por Peña Nieto para entregar hasta los clavos oxidados que sostienen la puerta vieja, incluida cerradura y llaves de la soberanía nacional.
El mismo Luis Videgaray, que junto con Pedro Aspe, se ha hecho en pocos años de ejercicio delincuencial dueño absoluto de la empresa aérea Volaris, un testimonio de la incapacidad denunciada cientos de veces ante Profeco y demás subsidiarias, pero cuyos reclamos no pasan de ahí, ya que la fantasmal Profeco depende estructuralmente del mismo Ildefonso Guajardo.
El mismo Ildefonso Guajardo que, como empleado de Herminio Blanco, exsecretario de Comercio del felón Zedillo ‑y siguiendo su ejemplo de colaboracionista con los enemigos de México‑ cobra mensualmente un salario de millones de dólares a la Mitsubishi a cambio de que esta continúe chupando la sal mexicana en Guerrero Negro, Baja California.

Blanco-Guajardo trabajan
para los japoneses

La dupla Herminio Blanco-Ildefonso Guajardo es la que se ha hecho de oídos sordos y manipulaciones de vendepatrias para que el manual de organización de la Compañía Exportadora de Sal permita todos los enjuagues en secreto de los verdaderos tripulantes del consejo de administración de Guerrero Negro, los habilidosos japoneses.
Obviamente se trata de documentos que se guardan en extremo secreto, toda vez que reflejan la traición a la patria que significa tener el dominio extranjero en el consejo de administración y sería agravante en grado extremo que se hicieran públicas las resoluciones contra natura que en su seno se toman.

Desfachatez en el Senado de la República

Por el lado político ‑de algún modo hay que llamarlo‑ Ildefonso Guajardo se aferra a la protección de su padrino de siempre, el culiempinado Emilio Gamboa Patrón, el mismo con el que llevó al fracaso la candidatura priista de Francisco Labastida Ochoa en el año 2000, que le concede los auditorios del Senado para expectorar todas las sandeces.
Por eso, el chaparrito Guajardo Villareal, frustrado aspirante priista a gobernar Nuevo León ‑propiedad de su primo, el mercachifle Julio César Villareal Guajardo, concesionario de Afirme y dueño de acereras europeas al retintín de nuestros ahorros‑ se da el lujo de hacerle al enano del tapanco, se envalentona y grita desde la tribuna del Senado, lo que ni en su casa se atreve.
Acaba de espetarle a los propios senadores, en su carota y sin que nadie haya hecho un solo gesto, que si no aprueban con toda la confianza y ditirambos sus aventuras negociadoras en Argentina y Brasil, no esperen más que el fracaso en todo lo que sigue relacionado con el TLCAN. ¡Como si no hubiera entregado ya todas las naves!

En Guerrero Negro, el pillo de la Estafa de Luz

Por eso también Ildefonso Guajardo se complicito con Emilio Gamboa Patrón para quitar de en medio a Jorge Humberto López Portillo cómo director de la Compañía Exportadora de Sal de Guerrero Negro, acusándolo de impedir los atracos de los japoneses, y poner en su lugar al paniaguado de Humberto Esquivel, operador de la fraudulenta Estela de Luz, obra máxima del beodo Calderón Hinojosa y de su inspiradora, Margarita Zavala, la dama del rebozo mordido.
Por eso, lo primero que hizo Humberto Esquivel ‑una rata de los bajos fondos‑, al tomar posesión de Guerrero Negro fue que “esta empresa no es prioritaria para México y tal vez se cierre o se venda muy pronto”. A confesión de parte, relevo de pruebas. Este es el espíritu negociador de los capituladores nacionales que hoy dicen defender nuestros intereses en los clausulados del TLCAN, ¡solo porque lograron que se firme en México, para colmo de todas las desdichas!

Persecución a los defensores de la soberanía

Desde la desgraciada asunción de Humberto Esquivel, como consta en las actas del consejo de administración, reservadas para exclusivo consumo de los japoneses, fueron despedidos todos, absolutamente todos los fruncionarios y servidores públicos que hubieran participado en cualquier investigación por tema comercial en contra de Mitsubishi. Así, como suena.
‎Inclusive, todos los que alguna vez pretendieron sacar provecho del lado mexicano a los residuos salinos, la salmuera que los japoneses ordenaban tirar al mar, fueron inscritos en una lista negra como traidores a la patria, solo por el delito de competir con esas pequeñas porciones de ganancias a los extractores japoneses de la sal mexicana. Absurdo de toda absurdidad.
Algunos de ellos, como el propio Jorge Humberto López Portillo, fueron aprehendidos ipso facto e ingresados al Reclusorio Sur‎ en cumplimiento de la orden girada por el juzgado noveno de distrito en procesos penales federales, por la armada causa penal 40/2016. Así sancionaron a los defensores de la soberanía nacional.

El gobiernito peñanietista, ¡una Ratolandia!

Estas infamias son las que constan en las actas del consejo de administración de Mitsubishi, un palmario ejemplo de denigración nacional, de capitulación sin límite, que esta gentuza local, complicitada con el crimen organizado y los intereses japoneses, está dispuesta a hacer, con tal de asegurar su libertad y su confort.
Violando todas las leyes habidas y por haber, todas estas triquiñuelas se conservan bajo siete llaves, mismas que han sido entregadas a los invasores, perpetradores de una de las injusticias emblemáticas del comercio internacional y de la expoliación de los recursos naturales, gracias a las cuales el gobiernito peñanietista ha sido juzgado como una Ratolandia, vendida al mejor postor, o a los verdugos de siempre, como usted decida.
‎Con estos nefastos antecedentes, los tolucos y pachuquitas piensan que nos hacen creer en sus intenciones de negociar tratados internacionales, que espantan con el petate del muerto amenazando con la lengua a los gabachos que prefieren un acuerdo comercial con China, a la que también le han agandallado sus ganancias en el tren bala México-Querétaro, y que optan por el Tratado Transpacífico. Si el que nace pa’ tamal, del cielo le caen las hojas.

La entrega del país, a cambio de moche$

México se encuentra en manos de los más atrevidos y cínicos entreguistas que han pisado nuestro suelo. La repulsa nacional se ha hecho acto consuetudinario, reprobando todos sus procederes en contra de la Nación. Y ellos creen que Videgaray, Guajardo, Blanco y compañía, empleados de Mitsubishi y de todo aquél que les dé moche$ tienen la autoridad moral y la credibilidad para engañarnos. Una suma injuria.
¿Usted qué haría?, pregunta el vendepatrias que se esconde del linchamiento nacional en Los Pinos, su Ratolandia que está por entregar, en tanto sigue su amorío con la dio$a Fortuna.

Índice Flamígero. Me recuerda el amigo Jorge Díaz Basáñez: “Aquellos ecos de las mesas temáticas aun no acallan por cuanto a la apertura de los candados, cuando los priistas, priistas, aún recuerdan el preventivo colosista de 1994, que es más actual que cuando el de Magdalena de Kino lanzó su advertencia: ‘No queremos candidatos que al ser postulados, los primeros sorprendidos en conocer su supuesta militancia, seamos los priistas’ (LDC, 6 de marzo de 1993, en el Monumento a la Revolución).” + + + Un mamotreto ¡de 294! páginas es el dictamen de la comisión de dictamen ‑¡Obvio!‑ de la 22 Asamblea Nacional del PRI. ¿Quién va a leerlo? ¿A ojearlo, siquiera? + + + En redes sociales circula un fuerte reclamo al gobernador panista de Tamaulipas, García Cabeza de Vaca, por la corrupción de sus hermanos y la falta de cumplimiento a sus compromisos: “’Francisco, gracias por tus vientos de cambio’. Y gracias porque gracias a ti, después de 46 años de radicar en Ciudad Victoria, me voy a SLP en busca de nuevas oportunidades de trabajo. (El escribidor conserva la sintaxis original). Gracias a ti dejaré de ver a mis ocho nietos que nacieron en esta capital, y ahora tendré que viajar cada que quiera reunirme con ellos. Gracias a ti, dejo a mi esposa en Casa porque no está de acuerdo en moverse de su tierra natal, sin embargo las cuentas no se pagan solas, y yo deberé moverme para obtener ingresos para el sustento de un servidor y mi esposa. Gracias a ti, jamás volveré a votar por el PAN después de haber votado toda mi vida por ustedes, incluida la elección del 5 de junio de 2016. Vote por ti, porque de verdad creía en un cambio verdadero, nunca en mi vida he votado por el PRI, porque igual que tú, creo (y lo seguiré haciendo) que son una bola de ratas. ¡Vientos de cambio! Pero, que equivocado estaba, mis amigos constructores comentan que en los sexenios anteriores pagaban 10 por ciento para poder hacerse de los contratos. ¡Contigo un 30 por ciento! Y de eso se encarga José Manuel tu hermano, y tú lo sabes. En los gobiernos anteriores existía suministro de medicamentos, con todo y las grandísimas tranzas que hacían los Cercanos al pollo Assad, a Tito Salazar, a Farough Corcuera, y toda la bola de bandidos. Pero ahora que tu hermano Ismael llegó, aparte de llevarse una gran tajada de los contratos… ¡No hay medicinas! Eso es criminal. Dile por favor a tu hermano Ismael, que no lo pusiste solo a robar, también debe cuidar que los ‘ganadores’ de las licitaciones cumplan con lo contratado. Caray Francisco , como se ve que ni la caída de los gobernadores de Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, el mismo Yarrington te han enseñado la lección de que tarde o temprano la vas a pagar. Tus hermanos están haciendo lo que tú les encomendaste (amarres en lo oscurito) y ellos es probable que salgan bien librados… nunca firman nada Pero tú. ¡Tú eres el gobernador, no ellos cabrón! Entiende que cinco años se pasan volando, porque ya perdiste uno…. y seguimos igual… o peor. ¿Dónde están esas promesas de poner en orden la seguridad del estado en seis meses? Yo francamente pensé que tenías más capacidad. Regrésame mi voto y me voy de Tamaulipas más tranquilo. Ahora resulta que porque le vendí al gobierno anterior nos castigas. Mi negocio se fue a pique por tus instrucciones maquiavélicas. Yo que les pedí a mis 28 empleados que tenía que tú eras la solución a los problemas del estado… y cuando los tuve que liquidar…
¡Me mentaron la madre! Esperaré con ansias las elecciones del 18 y del 19 para viajar a ver a mi familia y amigos y de paso… votar en tu contra. Y por supuesto cuenta con que hablaré con cada uno de los integrantes de mi familia, amigos y exempleados para que hagan lo mismo… votar en tu contra… por culero. Jamás volveré a votar por el PAN, que fue por quien voté toda mi vida. Todo se regresa Francisco, y ese coraje que se ve a todas luces que tienes contra los victorenses, se te va a regresar en tu contra… eso, te lo prometo. Victoria es mucha pieza para caer por tus traumas. Y ya por último… quiero decirte algo que me sale del corazón y que quisiera compartir contigo… autor desconocido pero muy popular entre nuestra gente… ¡Chinga tu madre!”.

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEdición impresa: 14 de agosto de 2017
Artículo siguienteLa motocicleta, el nuevo botín de la corrupción

Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.