En la nueva era del Hidalgo seguro, el de la famosa caja de cristal, la seguridad es un rubro pendiente que roba el sueño a miles de hidalguenses. La consumación de delitos, de noche o de día, ha dejado de ser un problema exclusivo de las grandes urbes. En menos de una semana, del viernes 15 al 22 de marzo, en el estado ocurrieron 10 muertes violentas; los hechos se suman a los 42 homicidios dolosos cometidos en Hidalgo durante los dos primeros meses del año y a los 13 contabilizados hasta la mitad del presente mes. ¿Cuáles son los factores que provocan esa oleada de asesinatos en un estado que dejó hace tiempo de ser el más seguro del país? ¿En qué momento se vulneró tanto la tranqulidad? En dos años la entidad descendió seis lugares en la percepción de paz a nivel nacional, al pasar del primer lugar en 2016 al sexto en 2018, de acuerdo con el Índice de Paz México, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz. Existen responsables, sin duda. De acuerdo con datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cifras que difícilmente la actual administración podrá refutar, en la era Fayad han ocurrido 496 asesinatos dolosos, 65 en 2019. Aunado a ello, la organización Semáforo Delictivo coloca a Hidalgo con 10 de 11 alertas rojas por delitos de mayor impacto, cometidos en febrero de este año. Al primer bimestre de 2019 se ubicó con los más altos indicadores de violencia entre las 32 entidades federativas. Si bien el estado no adopta escenarios de criminalidad parecidos a los de Acapulco, Tijuana, Ciudad Juárez y Ciudad Victoria, cuatro de las urbes más violentas en el mundo según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal AC, en Hidalgo el peso de la inseguridad es abrumador. Libre por convicción Independiente de Hidalgo pone el dedo en la llaga. A partir de este y todos los lunes, publicaremos en portada un conteo de homicidios dolosos ocurrido en la entidad. El apartado que esta mesa de redacción denomina Hidalgo rojo, es un recuento basado en informes oficiales de autoridades ministeriales federales y estatales, así como de corporaciones de seguridad pública federales, estatal y notas periodísticas. El espíritu de ese ejercicio radica en visibilizar desde un enfoque responsable que caracteriza a esta casa editorial, la creciente ola de crímenes contra la vida que azotan al estado de manera particular. De filón. Tras la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa, la SEPH formó el comité académico de apoyo para la evaluación, órgano encargado de apoyar la evaluación de los programas de formación, capacitación y desarrollo profesional. A río revuelto, ganancia de pescadores, o, en el pecado (de la austeridad), la educación podría llevar la penitencia.

Comentarios