Alma Delia González Escalona es de esas alumnas que siempre sueñas tener, esa alumna ideal: comprometida, disciplinada, talentosa, creativa y generosa. Esa que desde la primera clase presientes que es especial, que reforzará tu vocación de profesora, que será un gozo leerla. Ya desde los primeros semestres germinaba en ella la pasión por investigar, escribir, delatarse en palabras.
Empecé a identificar sus tareas cuando el futbol era tema que elegía para narrar o argumentar. Y lo hacía con verdadera pasión e imaginación. Por eso, una vez me atreví a escribirle un recadito: “Alma querida, estoy coordinando un libro sobre historias de futbol y mujeres. Me encantará que puedas colaborar con nosotras”. Tiempo después me confío el susto que le pegué con esa propuesta pero a la vez el orgullo de saberse tomada en cuenta. Dice que sus amigas brincaron de emoción y ella no lo podía creer, tanto que no le quedó más remedio que aceptar mi invitación. Fue así como en Las que aman el futbol y otras que no tanto, fue la autora más joven pero también –yo creo– una de las más creativas. Escribió la historia de una jovencita que llega a una cita a ciegas y el tipo provoca una buena discusión cuando duda que sepa algo sobre ese deporte. Ella le da una verdadera cátedra de las jugadas, los nombres, los resultados y le demuestra que el futbol es cosa de mujeres. No se emociona con ese chico pero sabe que si algún día se enamora el elegido sin duda será como su equipo de futbol favorito. Cuando le pedí su breve currículum escribió: “Recontraamericanista y futura comunicóloga”.
Y les comparto todo esto porque son los instantes que evoco mientras alguien le pronuncia a Alma la protesta después de haber presentado su examen profesional con la tesis “Violencia de género en la música banda. Un análisis del discurso y de la percepción de hombres y mujeres en el Estado de México”. El trabajo fue asesorado por la doctora Alejandra Araiza Díaz, profesora comprometida, amiga solidaria, directora de tesis cómplice de la gran calidad del trabajo.
Los temas ejes de su investigación son los estudios de género, las teorías de la justificación de las canciones. Al analizar las canciones recupera escenarios de violencia: psicológica, física, machismo, hembrismo, dominación masculina en la sexualidad, justificación de la violencia sexual, promiscuidad, los estereotipos, el juego de los dominados y los dominadores. Cierra su trabajo con grupos de discusión que nos permiten atisbar lo consciente o inconsciente que resulta la violencia integrada a este tipo de música. Es así como demuestra la violencia simbólica que transmiten las canciones de banda y la opinión de las mujeres ante este género musical y sus contenidos.
Y mientras ella expone su tema, responde con seguridad a nuestros cuestionamientos, argumenta con lógica e inspiración, yo recuerdo a esa niña delgadita, callada, de letras claras, ideas precisas y talento nato que confirmó que la alumna ideal existe.
Alma, te abrazo con mi amor de madre académica y sin duda brillarás en los escenarios de la comunicación… ya lo haces.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorCamposanto del narco ¿o campo productivo?
Artículo siguientePresenta Ana García Bergua La tormenta hindú en el ICSHu
Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.