“La tonta Corea”

373
corea

GIOVANNI LÓPEZ CRUZ
Licenciatura en artes visuales /
Hongik University

Estaba por el tercer mes de intercambio, sentado en el escritorio de una casa compartida en el corazón de Hondae, Corea del Sur, tratando de resolver mi tarea para la clase de understanding movies, entonces mi celular sonó, era una notificación de Whatsapp: “Mensaje de 771…”, el cual decía algo como: “Oye te extraño, ya regrésate, ¿Qué tiene de bueno la tonta Corea?”
Lo cual hizo cuestionarme: “Oye es verdad, ¿qué tiene de bueno la ‘tonta Corea’?” Todo lo que hice para estar sentado en ese escritorio rodeado de personas con las que apenas me podía comunicar, las dificultades para las tareas o incluso para poder pedir algo tan básico como un vaso de agua. ¿Por qué quería estar ahí? Estando tan lejos te concentras tanto en sobrevivir que uno puede llegar a olvidar porqué quería llegar en primer lugar.
¿Todos los esfuerzos valdrán la pena? Y antes de darme cuenta, estaba en un avión de Air Canada, rumbo a Seúl.
Entonces… ¿qué me ha dejado la “tonta Corea”? ¿Qué tiene de bueno? En este momento puedo decir todo lo malo, pues sentí una gran nostalgia por mi familia, mi país e incluso mi escuela, pero no voy a negarlo, también tiene muchas cosas buenas, la competitividad que hay es impresionante, todos tienen un alto nivel técnico, lo que me forzó a superarme y mejorar mis habilidades para poder competir con ellos al tú por tú, la infraestructura con que cuenta el país es de primer mundo, la Universidad de Hongik cuenta con todo para que sus estudiantes puedan desarrollarse de manera profesional, desde impresoras 3D hasta talleres de escultura con todo lo necesario para que puedas realizar proyectos.
La vida en Corea no es nada fácil, pero siempre tiene personas dispuestas a ayudarte, como Suejeee, sin ella no hubiese podido encontrar un lugar donde vivir, una mujer excepcional para Corea misma, siempre amable y dispuesta a ayudar; o Julia peleando con el siempre bromista Lion; y qué decir de Daniel, el dueño de la guesthouse “easytrip” dando algo más que solo hospedaje, sino su amistad y apoyo para sobrevivir a ese país, culturalmente diferente.
Tampoco puedo dejar de lado las clases de Douglas, pues en ellas pude tener un acercamiento al cine, que de otra forma tal vez no hubiese sido posible, siempre dispuesto a compartir su conocimiento; o todas las atenciones que tuvo “my dude” YoungJee, siempre solucionándome la vida; mis compañeras de escultura, rechazándome desde el principio, pero permitiéndome entrar a su grupo al final, tratándome como uno de los suyos. Muchas personas que no podré olvidar, los compañeros de intercambio, etcétera.
Corea puede ser un lugar muy duro, puede tener sus problemas sociales y culturales, pero qué lugar no los tiene. Puedo decir muchas cosas de esa experiencia. ¿Por qué me fui? Tal vez para huir de mí, escapar a mis demonios y marañas mentales, pensaba que yéndome lejos los demonios se irían, pero no, porque no estaban en México, estaban en mi cabeza, pero esa misma distancia me ayudó a resolverme, a desenmarañar la mente y calmar el alma; y eso es lo mejor de Corea. Claro, tampoco voy a dejar de lado otros aspectos positivos, pues también me dio un gran desarrollo personal y un enorme crecimiento profesional, y eso se quedará conmigo toda la vida, así que gracias Corea, y gracias a las personas que contribuyeron de una u otra forma para esa experiencia. Y solo para que quede claro: Corea no es tonta.

“…me dio un gran desarrollo personal y un enorme crecimiento profesional, y eso se quedará conmigo toda la vida, así que gracias Corea, y gracias a las personas que contribuyeron de una u otra forma para esa experiencia.
Y solo para que quede claro: Corea no es tonta”

Comentarios