La tuberculosis es causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones, se trata de una afección curable y que se puede prevenir.
La infección se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe expulsa bacilos tuberculosos al aire, basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.
La Organización Mundial de la Salud (OMS), informa que un tercio de la población mundial está infectada por el Mycobacterium tuberculosis; cada año se estima una ocurrencia cercana a 9 millones de casos nuevos y 1.7 millones de defunciones por ese padecimiento.
En México, la Secretaría de Salud (SSa) indica que nuestro país ha alcanzado un 85.3 por ciento de éxito en materia de tratamiento para esa enfermedad. Sin embargo factores como la desnutrición, el alcoholismo, las adicciones, las afecciones de la respuesta inmunológica e incluso las condiciones deficientes de vivienda influyen en el desarrollo de la enfermedad tuberculosa.
La tuberculosis afecta principalmente a los adultos en los años más productivos de su vida, lo que no significa que los demás grupos de edad estén exentos de riesgo. Más de 95 por ciento de los casos y de las muertes se concentran en los países en desarrollo. En 2015 enfermaron de tuberculosis aproximadamente un millón de niños (de cero a 14 años), y 170 mil niños (sin incluir los niños con VIH) murieron por esa causa.
El consumo de tabaco aumenta considerablemente el riesgo de enfermar de tuberculosis y de morir por esa misma causa; se calcula que a nivel mundial más del 20 por ciento de los casos de tuberculosis son atribuibles al tabaquismo.
México cuenta con la NOM-006-SSA2-2013 para la prevención y control de la tuberculosis, donde se punta que se puede tratar y que tiene cura usando antibióticos a través de una combinación de cuatro medicamentos que se administran durante seis meses y que debe ir acompañada de las pertinentes tareas de información, supervisión y atención del paciente; la gran mayoría de los casos tienen cura, siempre que se disponga de los medicamentos necesarios y que estos se tomen correctamente.
La supervisión del tratamiento por parte de los servicios de salud consiste en identificar e incidir sobre aquellos factores que pueden hacer que un paciente abandone o interrumpa el tratamiento. Los objetivos son conseguir que el paciente complete el tratamiento, alcance la curación y con ello reducir la aparición de resistencias a este.
Los programas de supervisión del tratamiento pueden incluir la terapia directamente observada (TDO), que consiste en la comprobación que el paciente toma la medicación, aunque según el entorno incluyen diversas y diferentes estrategias, a menudo complejas y no siempre de fácil aplicación.
Los resultados más prometedores se han hallado en los estudios en los que las estrategias de supervisión del tratamiento han sido aplicadas con más rigor.

Recomendaciones

La responsabilidad del éxito del tratamiento debe ser compartida entre los profesionales sanitarios a cargo de los pacientes y las autoridades sanitarias que aportan los medios necesarios.
En todo paciente con tuberculosis que inicia tratamiento antituberculoso se debe valorar el grado de adherencia potencial al tratamiento y realizar un seguimiento de la misma.
Se debe motivar al paciente y destacar la importancia de conseguir una adherencia completa al tratamiento, tanto de la infección como de la tuberculosis activa.
Las diferentes estrategias para incrementar la adherencia deben ser individualizadas en cada caso y consensuadas con el paciente.
Se recomiendan pautas directamente observadas en ciertas situaciones como en pacientes indigentes, sin domicilio fijo, con una sospecha importante de bajo cumplimiento, con historia previa de bajo cumplimiento o en niños.
Se recomiendan diferentes estrategias para incrementar la adherencia como las cartas de recordatorio, llamadas telefónicas, las intervenciones educativas o las visitas a domicilio.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios