Parece un sueño pero es una bella realidad: AMLO

En un discurso franco, claro y directo, propio de un hombre de Estado, este domingo Andrés Manuel López Obrador demostró su humildad y su generosidad al participar en el Congreso Nacional Extraordinario de Morena –el primero después del arrollador triunfo del primero de julio–, ante miles de consejeros nacionales, de gobernadores, senadores, diputados federales y locales, de alcaldes, presidentes municipales y regidores electos e invitados de todo el país, describiendo el cómo se construyó el proyecto de nación, la estrategia, las alianzas necesarias y la ruta para lograr el objetivo de ganar la presidencia de la República, la mayoría en el Congreso de la Unión y en más de 20 congresos locales, que garantizarán contar con todo el apoyo legislativo para lograr la cuarta transformación de México.

Inició reconociendo a los hombres y mujeres de las grandes luchas sindicales del magisterio, los médicos, los ferrocarrileros, los campesinos y los mineros, entre otros muchos, quienes desde hace décadas salieron a defender sus derechos, demandas económicas y libertades; así como de los movimientos estudiantiles de 1968 y 1971; de la lucha electoral desde 1988 por alcanzar un gobierno democrático, progresista y de izquierda a pesar de la represión, muerte y persecución política en los gobiernos dictatoriales del PRI y después de los fraudes electorales en complicidad con el PAN y sus partidos aliados, así como de medios de comunicación afines y de una parte del empresariado privilegiado y golpista. Reconociendo además, la gran aportación de grandes pensadores, literatos, investigadores, periodistas, activistas y líderes sociales y políticos que contribuyeron en su momento a ese histórico logro.

Reconoció sin lugar a dudas el logro inédito de un partido creado apenas hace cuatro años con un triunfo sorprendente y aleccionador, pues se impuso el ideal básico, pero certero y no lo complejo y rebuscado, y eso permitió hacer valer el sentido común y el juicio práctico, demostrando la madurez cívica del pueblo que creyó y confía en ese proyecto.

Agradeció de manera especial a todos los militantes de Morena, a su dirección nacional encabezada por Yeidckol Polevnsky, a sus dirigencias estatales y municipales, a sus estructuras territoriales, sus comités de base, a sus coordinadores territoriales que hicieron en todo el país una excelente labor casa por casa de manera comprometida, sin condiciones y con la convicción de implantar y sembrar la credibilidad de un cambio verdadero en la ciudadanía, de despertar conciencias y tocar corazones con excelentes resultados, siendo sin duda clave su estratégica labor.

A todos los legisladores, gobernantes, dirigentes y militantes, López Obrador les pidió “ponerse cerilla en los oídos, a no escuchar el canto de las sirenas, a no encaramarnos en los cargos públicos, dejar de lado el influyentismo, la corrupción, el amiguismo, el sectarismo y el nepotismo, que son parte de las lacras de la política y de los partidos que solo buscan los cargos y el poder para sus intereses personales y de grupo”. El presidente electo señaló también que la transformación del país será pacífica, profunda y ordenada, pero radical, resaltando que el cambio será a fondo para arrancar de raíz el régimen de corrupción y privilegios, agregando que no se va a repetir la misma situación del 2000 con Vicente Fox, quien desperdició la alternancia y la oportunidad del cambio de régimen político y económico, lo único que resultó fue su restauración con la simulación que significó el Prian.

El presidente electo reiteró que se va a poner orden y a respetar el mandato democrático, que el nuevo gobierno no será más de lo mismo, no será simulación y tampoco gatopardismo; que transformar es dar buenos resultados al pueblo y no engañar, lo nuestro será siempre auténtico y distinto sin decepcionar a nadie. No vamos a actuar como dirigentes que cuando llegan al poder se traicionan así mismos y a sus seguidores. Reiteró que están en marcha los cambios constitucionales, entre ellos, elevar a delito grave sin derecho a fianza la corrupción, el robo de gasolinas, la emisión o tráfico de facturas falsa como delito grave así como el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades.

Finalmente, en su larga alocución reiteró que continúan integrándose los equipos de trabajo, que se están definiendo las nuevas reglas elaborando los proyectos prioritarios, que se irán cumpliendo todas sus propuestas como el programa para adultos mayores, las becas para estudiantes y personas con discapacidad, la generación de empleo para más de dos millones de jóvenes, el apoyo a productores del campo, la entrega de una canasta básica, la siembra de un millón de árboles frutales y maderables, los proyectos de infraestructura como el tren maya, la construcción de una nueva refinería, el rescate de la industria eléctrica y el compromiso de que no habrá más gasolinazos, ni se aumentarán los impuestos y menos se contratará deuda.

También llamó a la militancia a dar ahora el siguiente paso, fortalecer valores morales y espirituales, ir a una nueva etapa a cuidar y fortalecer el partido sin sectarismos ni divisiones y no perder el impulso logrado en la reciente elección.

Facebook: ricardobaptista
E-mail: [email protected]

Comentarios