La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) tiene clara su estrategia: se defenderá con la razón, por la vía del amparo, para dejar sin efectos el decreto 228 aprobado recientemente por el Congreso del estado y que supone un atentado contra la autonomía Universitaria. Será a través de tribunales federales que los Universitarios buscarán restituir el goce pleno de la autonomía, como lo subrayó ayer el rector Adolfo Pontigo durante una conferencia de prensa. Entrelazados, brazo con brazo, como si se tratara de un muro, el rector Pontigo mostró la unidad Universitaria acompañándose de la junta de gobierno integrada por los exrectores Juan Alberto Flores Álvarez, Juan Manuel Camacho Bertrán, Humberto Veras Godoy, Juan Manuel Menes Llaguno, y el propio presidente del Patronato, Gerardo Sosa Castelán. También estuvo flanqueado por los secretarios generales de los sindicatos Único de Trabajadores y Empleados (SUTEUAEH) y de Personal Académico (SPAUAEH); Jaime Galindo Jiménez y Lidia García Anaya, respectivamente; así como de Jorge Mayorga Olvera, presidente del Consejo Estudiantil (CEUAEH). El objetivo: mostrar la unidad Universitaria, a toda prueba. No solo las palabras son válidas para emitir un mensaje, también las imágenes transmiten, y con mucha fuerza, significados. Y el de ayer fue claro: los Universitarios no dejarán pasar, bajo ninguna circunstancia, el decreto 228. De filón. En ese contexto, el gobernador Omar Fayad insistió, a pregunta expresa, que la controversia por la autonomía Universitaria es un problema de índole jurídico más que político; además, saludó el hecho de que la UAEH haya optado por acudir al amparo como medio de defensa frente a la controversia. Es más, pidió al Congreso y a la propia Universidad acatar lo que resuelvan los tribunales Federales.

Comentarios