HÉCTOR ANÍBAL CUAUHTÉMOC SERNA MONTIEL*

Pachuca.- El lenguaje es una herramienta efectiva para la transmisión de ideas, historia, participación y culturas y eso último se vuelve importante al reconocer que en el mundo hay 7 mil idiomas vigentes, de los cuales muchos pertenecen a los 370 millones de personas indígenas en 90 países donde hay comunidades originarias que representan 5 mil diferentes culturas; sin embargo, 2 mil 680 lenguas están en peligro de desaparecer por la falta de políticas públicas que visibilicen el derecho humano a conservar y transmitirlas.

Fue el gobierno de la nación asiática de Bangladesh quien propuso celebrar la importancia de la diversidad cultural y lingüística, mientras que en 1999 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) aprobó esa iniciativa, aunado a la creación y reconocimiento de los derechos culturales. De esa manera, a partir del año 2000 quedó estipulado el 21 de febrero como fecha para conmemorar el Día Internacional de la Lengua Materna.

De acuerdo con datos de la UNESCO, cada dos semanas se pierde un dialecto materno en el mundo y con él desaparece todo su patrimonio cultural.

En el país hay 364 variantes lingüísticas, basado en información proporcionada por el Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales publicado en 2008.

En Hidalgo se hablan cuatro: náhuatl, otomí, tepehua y mixteco.
Este último está en riesgo; cuenta únicamente con 667 personas parlantes

Cada dos semanas se pierde un dialecto materno a nivel mundial;
para finales del siglo XXI, 5 mil serán reemplazados por los idiomas dominantes

Caso mexicano e hidalguense

En Hidalgo se hablan principalmente cuatro lenguas: náhuatl, con 245 mil 153 hablantes; otomí, 115 mil 869; tepehua, mil 818, y mixteco, únicamente con 677, además del español, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) correspondientes al censo de 2010.

Silvia Mendoza, doctora en antropología social y profesora investigadora, así como Marisela Dzul Escamilla, maestra en educación y docente, ambas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), explicaron que un antecedente que generó pérdida lingüística en la República fue durante la presidencia de Lázaro Cárdenas, cuando fue impuesta una visión centrada en Europa para desarrollar a México como un Estado-nación, donde debía existir una lengua dominante que, por supuesto, fue el español.

Eso produjo una interpretación torcida para educar solo bajo el idioma español, pues se consideró que eso era “ser progresistas”. Pero al negar la educación bilingüe en realidad fueron abandonadas las culturas indígenas.

Socialmente, eso produjo una imagen ofensiva y discriminatoria hacia las comunidades originarias que obligaron a las personas a no enseñar su lengua materna a sus descendientes, pues era una manera de ponerlos a salvo del rechazo.

Otras causas

A pesar que en la actualidad hay un giro importante hacia el reconocimiento de la riqueza cultural que significa conservar los idiomas indígenas, así como la visión desde los derechos humanos porque las comunidades reciban educación y servicios en su lengua materna, persisten causas que ponen en peligro su existencia.

Por ejemplo, el bajo número de hablantes. En muchos casos, son las y los adultos mayores los que conservan su lengua pero desconocen la manera de transmitirla a otros. También persiste la falta de motivos para aprender un nuevo lenguaje.

La antropóloga Silvia Mendoza explicó: “El querer aprender una lengua indígena debe venir con un motivo, algo que actualmente se ve complicado de encontrar debido a la ausencia en el uso de estas en la vida pública e institucional; sumado al ya mencionado factor discriminatorio que existe en nuestro país”.

Añadió que otro factor clave en la castellanización descontrolada es “la falta de preparación a profesores enviados a comunidades indígenas”. Según cifras de la Secretaría de Educación Pública (SEP) más del 60 por ciento de los docentes indígenas no usan la lengua materna en su método de enseñanza, lo que obliga a estudiantes a solo hablar español.

En sentido positivo, destacó la investigadora de la máxima casa de estudios de la entidad Silvia Mendoza, “en la actualidad hay un mayor reconocimiento hacia las culturas indígenas impulsado por el gobierno federal y la propia SEP, y esto puede ser debido a que una de las mayores derramas económicas del país es el turismo, específicamente el indígena”.

Esa variante turística, agregó, está dividida en dos ramas: el antiguo y el moderno. El primero se centra en las ruinas arqueológicas como Teotihuacán, y el segundo va enfocado en los pueblos indígenas, en sus costumbres, idioma y cultura.

La riqueza multicultural

En México se hablan 364 variantes lingüísticas agrupadas en 68 categorías y 11 familias, de acuerdo con el Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales publicado en 2008.

Esos datos lo colocan como uno de los países con mayor diversidad lingüística del continente, un patrimonio cultural que todos debemos cuidar y fomentar.

Lo anterior es parte de la obra titulada México. Lenguas indígenas nacionales en riesgo de desaparición. Variantes lingüísticas por grado de riesgo, lanzada en 2012 por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali).

El libro destaca que muchas de esas lenguas están en peligro de extinción y en ocasiones también aquellas que aparentan tener mejor salud. Para comprender mejor el problema, el Inali presenta en dicho texto series estadísticas de las variantes lingüísticas, con sus respectivos grados de riesgo de desaparición y su número de hablantes.

El instituto tiene la obligación y el compromiso de trabajar para disminuir el desplazamiento de las lenguas y de proponer políticas públicas que propicien el fortalecimiento, la revitalización y el desarrollo de las mismas, tal como lo señala la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, publicada en marzo de 2003 y reformada en 2018.

Es urgente operar ese instrumento legal, pues de acuerdo con expertos y expertas es probable que a fines del siglo XXI más de 5 mil dialectos del mundo desaparezcan para ser sustituidos por lenguas dominantes.

*Soy estudiante de noveno semestre de la carrera en ciencias de la comunicación en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu), me gusta escribir especialmente columnas y notas informativas, si algo me interesa lo tiendo a investigar a profundidad

Razones principales de pérdida

1 El bajo número de hablantes

2 La falta de motivos para aprender un nuevo dialecto, sobre todo por la ausencia en su uso en la vida pública e institucional

3 La falta de preparación por parte de los maestros enviados a comunidades originarias

4 La situación con el dialecto es diferente en cada estado, ya que el número de personas que lo conocen escasea, los casos más importantes serían:

A Dos variantes del otomí
B Cuatro del mixteco
C Cinco del Zapoteco

El idioma es una herramienta efectiva para la transmisión de ideas, historia, participación y culturas

Comentarios