Inicio Principales La voz de los ausentes; desaparecidos en Hidalgo

La voz de los ausentes; desaparecidos en Hidalgo

1094

Según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), en Hidalgo existen a la fecha 71 mujeres y 102 hombres desaparecidos solo en el caso del fuero común, de los cuales al menos 58 son menores de edad; no obstante, dichas cifras permanecen inmóviles desde el año pasado; lo anterior, afirman familiares de las víctimas y organizaciones de la sociedad civil, responde a que las autoridades estatales tienen un nulo interés en el tema y les delegaron la responsabilidad de las investigaciones, pese a que día con día los casos incrementan en la entidad.

La voz de los ausentes

Hoy, se cumplen 45 días de la desaparición de Olayet Cabrera Carranco, la mujer, hija, esposa y amiga a quien sus seres queridos no dejan de buscar en redes sociales y en las calles; con marchas, y a través de los medios de comunicación, exigen a las autoridades dar con su paradero, pues desde el pasado 29 de junio, cuando acudió a la alcaldía capitalina por la nómina de los trabajadores sindicalizados de la Tesorería, lugar donde trabajaba, no volvieron a saber de ella.

Asimismo, los padres del menor de 12 años Gustavo Alberto de la Cruz Ortiz, quien lleva más de 11 años y cuatro meses desaparecido, persisten en su búsqueda con una labor que los ha llevado a conocer de cerca los casos de otras decenas de familias que, al igual que ellos, perdieron un día el rastro de sus seres queridos en uno de los estados más seguros de la República, según el Índice de Paz elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz.

A la par, los acompañan organizaciones de la sociedad civil estatales, nacionales e incluso internaciones, aquellas que en la mayoría de los casos se conformaron también tras la desaparición de algún miembro de su familia, como el colectivo Juntos por Hidalgo, presidido por Lizbeth Delgadillo Islas, quien desde hace nueve años busca a su esposo Juan Carlos Lozada Mahuen.

Y es que fue un 7 de febrero de 2009 cuando la lucha de Delgadillo Islas comenzó luego de perder el paradero de su esposo tras regresar a su domicilio y no encontrarse con él; días después, la noticia sobre un presunto secuestro llegó; no obstante, y pese a pagar el rescate solicitado, su pareja nunca regresó.

Lo anterior dejó un dolor imposible de borrar para Lizbeth, quien a la fecha se pregunta qué pasó con su ser amado, pues asegura que cuando alguien muere existe por lo menos la certeza para las familias de conocer en dónde descansa su ser querido; sin embargo, cuando estos desaparecen se vive siempre en la zozobra.

Por ello, Lizbeth y su familia se dieron a la tarea de crear un colectivo “para que las familias que debieron pasar por este dolor sepan que no están solas”, que en ellos existe apoyo; así, llevan más de ocho años trabajando, no solo en la búsqueda de personas desaparecidas y el acompañamiento a sus familiares, sino también pugnando para que las leyes en la materia sean una realidad.

Pero además, junto a las decenas de familias que buscan a sus seres queridos, se han convertido en la voz de los ausentes que reclaman: “que las autoridades tomen cartas en el asunto en un tema que ya no puede pasar desapercibido, pues aunque intenten decir que Hidalgo es un lugar seguro y aquí no se dan casos, la realidad es que cada vez existen más personas desaparecidas en el estado”.

Recomendaciones de las OSC

Para las autoridades:

  • Implementar un Sistema de Registro Único Estatal de Desaparecidos
  • Incrementar las campañas orientadas a prevenir y evitar los factores y causas que originan las desapariciones
  • Capacitar urgentemente a los operadores jurídicos sobre el Protocolo de Búsqueda de Personas Desaparecidas
  • Establecer en el estado una fiscalía especializada en la materia
  • Presentar informes anuales sobre desaparecidos en Hidalgo
  • Con los reportes de desapariciones, implementar un mapeo que pueda servir para determinar si existe un grupo de tratantes operando en algún sitio específico

Para las familias:

  • Contar con un registro familiar con la información específica, médica, dental, cicatrices, señas particulares o huella dactilar de familiares
  • Contar con el registro de ID de los aparatos electrónicos de cada integrante de la familia; en celulares se encuentra en la caja y en computadoras tienen un nombre y una dirección
  • Mantener constante comunicación con familiares e informar sobre lugares en donde estará y con quién

El trabajo de las autoridades

El 17 de noviembre de 2017 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto por medio del cual el presidente Enrique Peña Nieto expidió la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, misma que instruye a todas las procuradurías locales contar con fiscalías especializadas en la materia.

No obstante, a la fecha Hidalgo es uno de los dos estados de la República que aún no cuenta con dicha área, según el estudio Desapariciones forzadas e involuntarias, publicado recientemente por el Observatorio Nacional Ciudadano.

Al respecto, Lizbeth Delgadillo Islas afirmó que lo anterior es una muestra de que “al gobierno del estado no le importa en lo absoluto el tema”, pues existen muchas personas desaparecidas, pero las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJHE) delegan la responsabilidad de la investigación y búsqueda a los familiares.

“En la procuraduría no hay nada, aquí vas y levantas tu denuncia, pero le quieres dar seguimiento y prácticamente te ponen a investigar a ti, entonces, las familias somos quienes terminamos haciendo el trabajo; además, no hay ningún apoyo, ni en la búsqueda ni en la investigación porque no tienen ni idea de cómo apoyar y mucho menos la intención, solo es dar vueltas, pedir copias, sacar expedientes y en ocasiones, lejos de ayudarte, obstruyen el proceso.”

Por lo anterior, Lizbeth platica que son las familias en colaboración con las organizaciones de la sociedad civil quienes se han dado a la tarea de realizar acciones para dar con el paradero de sus seres queridos, además de luchar por la implementación de leyes
que combatan dicha problemática en Hidalgo y el resto de la República.

“La Ley de Desaparición Forzada ya se promulgó y la Declaración de Ausencia Especial también; ahora estamos trabajando en la declaración de ausencia especial y pronto vamos a crear mesas de trabajo para ir a todos los estados, aunque no sabemos de leyes ni nada de eso, pero mejor nosotros le hemos buscado que quienes deberían hacer el trabajo.”

Asimismo, comenta que han recibido apoyo de asociaciones internacionales, quienes se acercan a ellos para brindarles capacitaciones en materia de asesorías psicológicas y acompañamiento a familiares de desaparecidos.

No obstante, menciona que a nivel federal la realidad es distinta, pues las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) brindan otro tipo de acompañamiento a los familiares que incluye, además de recompensas económicas en muchos casos, atención psicológica y asesoría legal. El problema, explica, es que no fácilmente todos los casos pueden llegar a ese nivel.

Pese a ello, relata que gracias al trabajo que han realizado, actualmente ya existe en la entidad una Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas; sin embargo, dicha unidad está diseñada también solo para brindar apoya a quienes hayan sido víctimas de un delito federal o de una violación a sus derechos humanos.

Finalmente, Lizbeth detalla que también existe ya un protocolo específico para la desaparición, el problema, insiste, es que no está al alcance de todas las personas, no cuenta con difusión y, pese a estar bien elaborado, en la mayoría de los casos los propios agentes del Ministerio Público desconocen su implementación o “no saben ni de qué les estás hablando”.

La realidad en cifras

Con 177 mujeres, hombres y menores de edad que desaparecieron en Hidalgo y continuaban sin ser localizados hasta el 30 de abril pasado, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) dejó de funcionar este año. Ahora corresponderá a la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas la publicación de la subsecuentes bases de datos.

Sin embargo, destaca que la última actualización de dicha base de datos del fuero común para Hidalgo continúa con el mismo número de personas desaparecidas que fueron reportadas desde finales del año pasado en el documento correspondiente a octubre de 2017.

Lo anterior, significa que no existió ningún avance en relación a la localización de las personas extraviadas por parte de las autoridades estatales, pues desde el año pasado persisten 71 mujeres y 102 hombres desaparecidos, de los cuales, al menos 58 son menores de edad, toda vez que las edades de 29 aparecen como “no especificado”.

De dichos casos, el más antiguo corresponde a abril de 2004 y el más reciente a diciembre de 2017, además de 28 casos cuya fecha de desaparición no es específica. También resalta que 48, lo que representa 27.74 por ciento del total, ocurrieron en Pachuca; le siguen Tulancingo con 24 casos (13.87 por ciento) y Mineral de la Reforma con 15, es decir, 8 por ciento.

No obstante, hace unos días la Colectiva de Mujeres contra la Violencia presentó el Informe sobre desapariciones de niñas, adolescentes y mujeres en Hidalgo, el cual muestra un panorama diferente para ese sector de la población, pues destaca que el total de desaparecidas en el estado asciende a 117 de 1980 a 2017.

Asimismo, apunta que Pachuca, Tulancingo, Tizayuca y Mineral de la Reforma son los municipios con mayor incidencia, aunque resalta que el dato “puede resultar engañoso por ser esas ciudades donde el acceso al reporte es mayor que en sitios más alejados o en pobreza”.

Además, afirma que las adolescentes de 14, 15 y 16 años son más vulnerables a desaparecer, de acuerdo con los registros del secretariado y de Dar Contigo, programa instituido por la Comisión Nacional de Seguridad para la Búsqueda de Personas, mecanismos utilizados por la colectiva para su análisis.

De igual forma, precisa que los años en que se reportaron más desapariciones de mujeres en Hidalgo fueron 2011, 2012, 2013 y 2014; y señala que en el estado dicho delito se relaciona de manera directa con la presencia del crimen organizado, violencia intrafamiliar y de pareja; lo anterior, luego que los años que registraron más incidencia son también aquellos en los que incrementó la presencia de dichos grupos delictivos en la entidad.

Municipios con más incidencia

  • Pachuca 27.74%
  • Tulancingo 13.97%
  • Mineral de la Reforma 8%

Total de desaparecidos

  • 71mujeres
  • 102 hombres
  • 58 niños

Comentarios