El lado oscuro del planeta

314
planeta

MANUEL ALEJANDRO RODRÍGUEZ MÉNDEZ
Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo

Aquí estoy cruzando el charco por segunda vez, pero esta vez con un destino distinto, ¿por qué Finlandia? ¿Estás loco para venir a Finlandia en invierno? ¿Sabes que alcanzamos temperaturas de menos 43 grados? ¿Sabes que la luz del día dura tres horas en invierno? Bueno, pues eso es lo que mis amigos fineses me dijeron cuando les conté que iría a Finlandia. Siendo sincero no estaba arrepentido, pero la pensaba una y otra vez tratando de ver lo más positivo al frío, y bueno, al final dije: ¿Por qué no? ¡Vámonos!
Cuando comencé mi viaje a Finlandia pensaba saber mucho sobre Europa porque ya conocía 19 diferentes países, pero la realidad es que los países nórdicos son muy diferentes a Europa: la cultura cambia, sus monedas cambian, son parte de la Unión Europea, pero trabajan aparte (Finlandia, Suecia, Noruega e Islandia). Recuerdo un 22 de agosto que llegué a Helsinki, la capital de Finlandia, tomé un bus a Turku en finés o Åbo en sueco, que era mi ciudad destino; llegué y uno de mis amigos de Finlandia pasó por mí, después de no haberlo visto por un año y medio lo volví a ver, y empecé a sentirme como en casa desde ese momento. Comenzamos a recorrer la bella Turku, como soy muy preguntón y curioso, empecé a hacer muchas preguntas, mi amigo con respuesta a casi todas decidió llevarme a una torre donde puedes observar la ciudad por la tarde, cuando llegamos al lugar y vi todo desde lo alto, supe que sería una buena experiencia, que la iba a pasar bastante bien, que iba a empezar a conocer a muchas personas como la vez anterior.
Días después empezaron las clases en la universidad, Åbo Akademi University era mi universidad destino, una institución sueca que fue fundada en Finlandia por una asociación de empresarios suecos; ese día llegué a la presentación donde me encontré con amigos que había hecho días previos, alemanes, franceses, belgas, canadienses y españoles. Nos dieron una plática de introducción que me animó aún más a seguir poniendo empeño en lo que iba a hacer ahí y comprendí que había elegido de nuevo un excelente lugar.
A través de la experiencia que tuve puedo decir que me ha fascinado conocer otra parte de Europa, que la experiencia que viví me ha cambiado como profesionista, como persona, me ha hecho una persona con ambición cultural, comprendí que la movilidad no es solo estudiar, sino probar tus habilidades de comunicación, y que las personas que viven en el primer mundo no están tan avanzadas como personas como lo estamos nosotros. Esta vez me interesé más en conocer la cultura, historia, economía, política de los países de donde mis amigos son, porque también comprendí que todo lo que ven tus ojos, escuchan tus oídos es más cierto que lo que ves a través de una pantalla, o lees a través de un libro o artículo.
Por último, quiero agregar que lo que más aprecio de mi movilidad fue las maravillosas personas que conocí en ese tiempo que estuve en Finlandia, y bueno, era cierto que teníamos temperaturas de menos 32 y que el día duraba nada, pero aun así Finlandia ha captado mi mente en regresar por ese hermoso paisaje natural que tiene.
Y bueno, ahora sumo 24 países en total, me siento afortunado de haber podido lograr esto, ya que no fue fácil, pero al final valió la pena; ahora comprendo que vivir no es gratis, pero viajar tampoco, pero que puedo combinar ambos, viviendo y viajando.

Y bueno, ahora sumo 24 países en total, me siento afortunado de haber podido lograr esto, ya que no fue fácil, pero al final valió la pena”

Alejandro Rodríguez

Comentarios