La mañana de un martes es interrumpida por calacas, catrines, novios de ultratumba, mucho papel picado y cempasúchil. Amenizado por bandas de guerra, el colorido desfile recorrió las calles del centro histórico de Pachuca para recordarnos que en la vida lo único seguro es la muerte.

Las almas desfilan Las almas desfilan Las almas desfilan Las almas desfilan Las almas desfilan Las almas desfilan

Comentarios