¿Sabías qué?

En México, los partidos políticos son uno de los instrumentos para convertir las demandas ciudadanas en propuestas concretas de política pública, hoy tenemos candidatos independientes los cuales existen porque el sistema de partidos ya no cubre las demandas de la sociedad, pero todos los candidatos que hoy se encuentran dentro de la contienda electoral ya son conocidos por su trayectoria política o su desempeño dentro de la administración pública, hay que tener en cuenta que el gasto por todo ese proceso sigue siendo muy alto para una población que tiene un alto grado de pobreza que busca todos los días trabajo, comida, educación y un sistema de salud que los ayude en sus enfermedades, es necesario educar a nuestros políticos como lo señaló Max Weber, que el político viva “para” la política, que tenga la capacidad de conformar equipos de trabajo con ideas de trasformación e identidad en sus valores para nuestra nación con lealtad y principios no para buscar en la otra postura que menciona el mismo autor que viva “de” la política, y es lo que sucede con algunos de nuestros gobernantes en todos sus niveles, han robado, prometen legalidad pero seguimos observando injusticias, existen compadrazgos en la política que no permiten innovar, hay pocos políticos con vocación, son oportunistas la mayoría del sistema político ya no son leales a sus plataformas de partido cuando quieren cambian de color esto es ya una empresa política que solo buscan un beneficio personal y no social, así mismo, es importante evitar un conflicto de intereses entre los partidos políticos, candidatos independientes y los organismos criminales por lo tanto, es extremadamente importante para los partidos políticos y candidatos independientes desarrollar un compromiso y generar confianza en las elecciones. La transparencia y la eficiencia, por lo tanto, la legitimidad son más fáciles de alcanzar cuando los partidos están presentes en las etapas del proceso y cuando realmente conocen a su población y todas sus demarcaciones territoriales que cuando la conducción de las elecciones se trabajan desde un pensamiento de fantasía, nuestros políticos tienen muy presente la Ley de Herodes.
¡Usted qué opina!

Comentarios