Ahora solo falta que los tolucos y pachuquitas quieran meter en la lista de las “reformas estructurales” la de la llamada anticorrupción. Un engendro más descremado y rebajado que la leche de Diconsa – ¿existe?– que encabeza el “arsenal” mexiquense de la “cruzada contra el hambre”, a estas alturas, letra muerta.
Los próceres de la tolucopachucracia son voraces también en eso de colgarse medallitas de reconocimientos internacionales y cooptación de textoservidores y lambiscones nativos, de tomo y lomo. Así como de poner remoquetes inmundos y falaces a sus criaturas nonatas. Teniendo toda la legislación a la mano y a su libre discreción y arbitrio, no la usan, porque no la conocen.
O a lo mejor, están bien asesorados por sus confidentes de cuello blanco y carteras repletas, y la evaden a propósito para no ser totalmente descubiertos y despreciados. Para seguirla violando más que a una meretriz de textos de Corín Tellado.

EPN: “la ley no se negocia”.
Pero sí negoció #3de3

Aunque la cruda realidad –Gramsci dixit– les sorraje en sus narices lo que es público y notorio: el Centro de Estudios de la Opinión Pública dependiente de la Cámara de Diputados –tal vez su único órgano sano en ese mar de corrupción en que están convertidos San Lázaro y la Cámara “alta”– dio a conocer lo innegable: Que 76 por ciento de los mexicanos ve mermado su salario, mientras 56 por ciento solo ve cómo crecen sus deudas impagables. Que todos hemos empeorado en nuestra economía, menos uno por ciento de los mexicanos, protegidos hasta el límite de lo inaudito.
El mismo uno por ciento de la casta dorada, que va a recibir, gracias a la rapidez de los levantadedos jefaturados por Humberto Castillejos Cervantes, el procónsul de Los Pinos en el Congreso, un regalazo que les caerá de perlas, producto del rimbombante nuevo período extraordinario de sesiones. Una perla más para la infamia.
Peña negoció la ley. Sí, el mismo que desde Canadá dijo a los docentes que la ley no se negocia.

Los ganones de siempre con cartas de ¿buena conducta?

Sucede que la joya de la corona de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, vetada tortuosa y maléficamente por Peña Nieto, rechaza que los proveedores enriquecidos con las compras del gobiernito presenten sus declaraciones fiscales, patrimoniales y de conflicto de interés, la famosa 3de3, para cambiarla por un acuerdo en lo oscurito que, a no dudar, será promulgado de inmediato, si no es que antes.
Desde hoy, las empresas propiedad del uno por ciento de los ganones sociales, sustituirán el compromiso por declaraciones de buenas intenciones, cartas de buena conducta y prestigio empresarial, más “certificados de buenas prácticas mercantiles y ética comercial”. Más falso que todas las promesas institucionales, peor que un billete de tres pesos.

¡Y Virgilio Andrade,
será el encargado de darles el Vo.Bo.!

Esas declaraciones y certificados de buena conducta, serán coordinados y evaluados por el Chespirito reptiliano que despacha en la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade –among all people–, el enanito al servicio del oscuro Vi(rey)garay, padrino hasta del precandidato Meade, panista de confesión y convicción.
Aparte de herraderos, trastupijes, entrambuliques, mofas y sornas de este descastado, que va para dos años sin ofrecer una sola prueba de vida, y que no acaba de balbucear nada sobre los trinquetes de las casas de la Gaviota, Vi(rey)garay y Oso…rio Chong, ¿qué puede esperarse de estas barrabasadas?

El Estado carece de dientes
para asustarlos siquiera

Dicen en las cámaras que dicen coordinar el pillo Emilio Gamboa Patrón y el chiquitito César Camacho Quiroz, que la empresa proveedora que falsee información sobre lo anterior, será “inhabilitada” (?) en sus funciones.
¿Qué aparato de supervisión fiscalizará o siquiera revisará los contenidos de sus buenas intenciones, su prestigio y su ética comercial? ¿Quién comprobará, demostrará y exhibirá sus dichos unilaterales? ¿Qué dependencia tendrá los dientes necesarios para despedazar esa presa?
En el caso de que algo saliera a la luz, ¿en cuál de las dependencias surtidas se inhabilitaran, solo para taparle el ojo al macho? ¿En cuántas otras centralizadas o desconcentradas seguirán haciendo de las suyas? Porque de ninguna manera se cree que el Estado tenga la capacidad para sacarlas del mercado.

Vieja cantaleta de más de
cuatro décadas, solo eso: cantaleta

El peñato abre hoy una nueva cruzada: la de perseguir oootra vez, tráfico de influencias, prevaricato, colusión, peculado, uso indebido de recursos, malversación, enriquecimiento inexplicable. Desde aquella “renovación moral de la sociedad” (jajajaja), tiene 40 años que oímos el macabro sonsonete. Estamos como cuando la gringa insaciable gritaba en Acapulco: “¡Ya cámbienme de borracho!”
La renovación moral de la sociedad, programa estrella del obtuso Miguel de la Madrid, ofrecido a los cuatro vientos, acabó siendo una vendetta para cebarse con los restos del presidenciable competidor, Jorge Díaz Serrano. Pero los tolucos y pachuquitas no tienen ni a un enemigo de ese tamaño enfrente.
Solo que se decidan encarcelar o inhabilitar para siempre a Juan Armando Hinojosa o al compadre San Román, los constructores favoritos, únicos, exclusivos y excluyentes. No lo creo. Sería tanto como pegarse un balazo en el pie. Aunque… no lo dudo, son capaces de todo estos fratricidas reptilianos. Primero, están sus cuerpecitos.

Y en tanto, los “fruncionarios”
cuentan cuentos a la sociedad

Mientras, los borderlines de la tolucopachucracia siguen colgándose medallitas: Oso…rio Chong, el inútil y sangriento secretario de Gobernación, acaba de declarar, ufano, que ¡ha golpeado las estructuras básicas de todos los carteles de la droga! Le digo: son expertos en darse balazos en los pies. ¿Alguien lo duda? ¿Y sus transportes para el trasiego?
Humberto Castillejos Cervantes, el procónsul, meterá, a como dé lugar a los siete nuevos magistrados del estulto Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y a los del Tribunal Fiscal, y a los de… Total, solo faltaría tomarles la protesta en las cámaras, que el nefasto chaparrín, dueño de “la otra casa de las Lomas” –Aristegui dixit– maneja como cualquier trasto de cocina.
Las alzas de combustibles y electricidad, mientras se rematan los bienes y se regala Pemex y la CFE, seguirán provocando alzas en cascada –Canacintra dixit–, hasta que el restante 99 por ciento de mexicanos quedemos exhaustos. In artículo mortis.
Siguen sumándose adeptos a los bloqueos carreteros de la CNTE, empresarios, Obispos y delincuentes organizados.
No cabe duda: ¡Vamos bien!‎ Funciona el desmantelamiento de lo que resta del país y de sus habitantes.

Índice Flamígero: A los criminales incrementos en precios y tarifas de los combustibles y electricidad que el gobiernito aseguró no sucederían “gracias a la reforma energética y a sus enormes beneficios para la población” (no se ría, por favor), se refiera la colaboración que este día envía el Poeta del Nopal: La titula: “La tercera en la frente”. Y enseguida rima: “Si aumenta la gasolina / aumenta todo en cascada, / una derrota anunciada / y pasaporte a la ruina; / si el director desafina / en múltiples ocasiones / con impecables razones / alza la voz el vidente: / es la tercera en la frente / para un país de agachones.” Gracias, don Alfredo Álvarez Barrón.

www.indicepolitico.com / [email protected] / @pacorodriguez

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorSerá Oribe Peralta segundo refuerzo en Río 2016
Artículo siguienteAmiga con alma de acero
Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.