Las comisiones parlamentarias son expresión de los privilegios colectivos que corresponden a las asambleas, independientemente de los personales que sus miembros poseen y los cuales se encuentran contenidos en los reglamentos internos por considerarlos básicos para el cumplimiento de sus tareas.

Difícil sería para un parlamento cumplir con sus funciones si no contara con estas formas de organización, las cuales son reducidas por el número de miembros que las componen, pero amplias por la importancia de las tareas que realizan en las que generalmente participan representantes de los diversos grupos parlamentarios que conforman el pleno del órgano legislativo.

De acuerdo con lo estipulado por el artículo 39 numeral uno de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, las comisiones son órganos constituidos por el pleno, que a través de la elaboración de dictámenes, informes, opiniones o resoluciones, contribuyen a que la Cámara cumpla sus atribuciones constitucionales y legales; las comisiones son órganos internos establecidos por las cámaras de un congreso o parlamento, ya sea de forma individual o colegiada, de carácter permanente o transitorio, cuyo objeto es coadyuvar en el cumplimiento de sus funciones, ya sea legislativas, administrativas, fiscalizadoras, de investigación.

La integración de las comisiones se realiza principalmente conforme a tres principios: el primero, de proporcionalidad o dependiendo del número total de parlamentarios por cada fracción parlamentaria; el segundo, de pluralidad, donde se encuentren representados los diferentes grupos parlamentarios, y el tercero, de oportunidad política.

En teoría, las comisiones realizan el trabajo técnico legislativo, la primera actividad política y la fiscalización del Ejecutivo. Sus funciones son importantes y con cierto grado de realismo, sobre todo lo son en el ámbito orgánico.

Los grupos parlamentarios, en función de su representación en la asamblea, influyen en la integración de las comisiones, en ocasiones priorizando la participación de sus partidarios en determinadas comisiones, en relación a su objetivo como partido político. Habrá partidos que, por su identificación particular con una sección o faceta de la sociedad, canalicen su intervención a esas áreas; por ejemplo, el trabajo, la ecología, la fiscalización presupuestaria, la seguridad pública, ciencia y tecnología, entre otras cosas, situación que no solo se presenta en México, sino también en parlamentos y congresos de otros países.

¡Usted qué opina!

Comentarios