Las conductas de autocuidado y cuidado mutuo (Primera parte de dos)

2675

Pachuca.- Cuando se toma una decisión sobre cómo vivir la sexualidad genital, es muy importante que se asuma la responsabilidad sobre el bienestar de uno mismo y de la pareja.

El autocuidado tiene que ver con las cosas que uno hace, dice y siente para asegurarse y proteger la salud física, sexual, mental y espiritual propia. Entre esas se incluye la protección contra ITS, VIH-SIDA y la prevención del embarazo.

Hay muchas cosas que podemos hacer para cuidarnos, tanto si decidimos abstenernos o si optamos por tener relaciones sexuales genitales o coitales. Algunas de estas cosas son:

• Conocer bien nuestros genitales y su funcionamiento.
• Tener hábitos de limpieza (lavar bien los genitales, cambiarse la ropa interior todos los días, cambiarse las toallas con regularidad, etcétera).
• Revisar si hay presencia de fluidos extraños o malolientes y buscar atención médica si es así.
• Chequear si aparece alguna lesión, llaga o grano, y visitar al médico inmediatamente.
• Hacernos el autoexamen de los testículos o los senos una vez al mes.
• Estar atento a cualquier cambio de la orina: la frecuencia, el color, una sensación de urgencia, o si se siente dolor o ardor al orinar.
• Acudir al centro de salud cuando algo parezca no estar bien en nuestros genitales, su funcionamiento o se tenga algún problema de tipo sexual.
• Conversar con una persona de confianza sobre nuestras dudas e inquietudes sobresexualidad.
• Buscar información confiable y verdadera sobre la sexualidad y sus manifestaciones.

Además si quieres mantenerte en abstinencia, puedes hacer lo siguiente:

• Comentarle a la pareja la decisión tomada, antes de que se presente alguna situación que te presione o te haga ir en contra de tu decisión.
• Evitar estar a solas con la pareja, pues la privacidad e intimidad podrían llevarlos a buscar un acercamiento físico más intenso.
• No esperar a que el nivel de excitación crezca, sino detener la actividad que te está haciendo sentirte así (como besos y abrazos) y hasta apartarse de la persona para que la sensación baje. Otras cosas que puede hacerse es recordarle a la pareja la decisión de abstenerse, para que ambos la respeten.
• Evitar cosas o actividades que podrían ponerte a prueba o debilitarte en tu decisión.
• Participar en actividades recreativas, que te permitan concentrarte en otras cosas distintas a las eróticas.

Si quieres tener relaciones sexuales genitales o coitales, el autocuidado puede ser:

• Usar siempre y adecuadamente el condón, aunque solo se tenga una pareja sexual.
• Tener una sola pareja y serle fiel, solicitándole que haga lo mismo.
• Realizarse la prueba del VIH si se ha tenido alguna conducta riesgosa.
• Traer consigo siempre un condón, en un lugar adecuado que no lo exponga a dañarse. Se debe recordar que muchas veces se tienen encuentros sexuales sin planearse con anticipación.
• Exigirle a la pareja el uso del condón si va a tenerse un encuentro sexual.
• Acudir al médico para que aconseje cuál método utilizar para evitar embarazos.
• No realizar prácticas sexuales de alto riesgo (como tener relaciones con varias personas, el coito interrumpido, el ritmo, no usar condón, etcétera).
• No mezclar el sexo con el alcohol o drogas, ya que si se está bajo los efectos de una droga es más probable que sean corridos riesgos y se hagan cosas que no se harían en otro momento. Por ejemplo, que se te olvide usar el condón y tengas relaciones coitales sin protección.
• No permitir que nos presionen o manipulen para realizar ciertas prácticas sexuales que no queremos o que nos harían sentir incómodos.
• Además, si se quiere postergar el coito (la penetración), se pueden explorar otras formas de disfrutar la experiencia sexual, como las caricias eróticas, la autoestimulación mutua, el sexo oral, etc.

Comentarios