En realidad Neil Armstrong pisó la Luna? ¿Cómo explican que a falta de una atmósfera que entorpezca el paso de la luz no fuera vista ninguna estrella en las fotografías que tomaron, cuando deberían aparecer con un brillo considerablemente mayor que en la Tierra o que la bandera tuviera movimiento, si allá no existe atmósfera ni viento?
Esta es una de las preguntas que surgen en el libro de Santiago Camacho titulado 20 grandes conspiraciones de la historia.

Otra más: ¿Estuvo implicada la monarquía británica en los misteriosos asesinatos de Jack el Destripador? Se cree que fue el propio médico de la reina el autor material de esos crímenes. El ocultamiento fue llevado a cabo para evitar un escándalo que salpicaría incluso a la reina Victoria.

El autor, un tenaz rastreador de conspiraciones escruta diversas versiones, atreviéndose a realizar preguntas con pensamiento crítico.

Y lo importante: “No se trata de afirmar que las teorías expuestas en la obra sean más verdaderas que las versiones que conocemos, pero sí son sostenidos elementos que nos harán replantear algunos acontecimientos trascendentales e inquietantes. Tras leer este libro, nuestra percepción de la realidad no será la misma”.

Santiago Camacho es periodista y colabora con diversos medios de comunicación: Más allá y el programa “Milenio tres”.

En 1977 editó el libro La sombra que nos gobierna, y tiene en preparación Pactos satánicos.

En la introducción de 20 grandes conspiraciones de la historia, escribe: “El que avisa no es traidor. Este no es un libro para todo el mundo. Aquellos que se sientan perfectamente confortables con su actual visión del mundo, de la política, de la religión, la economía o la historia, tal vez deberían escoger otro tipo de lectura”.

Tampoco creo que sea este un libro demasiado adecuado para aquellos que tienen una fe inquebrantable en el sistema y sus instituciones, que consideran que los medios de comunicación no dicen sino la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Aunque es muy posible que este en un error y sean precisamente estos que he mencionado los que más necesitados estén de disponer de una piedra de toque con la que poner a prueba sus creencias, aunque les advierto que la experiencia puede ser bastante desagradable.

En cambio, este libro lo disfrutarán –o al menos esa ha sido mi intención– los inconformistas, los que cuestionan la autoridad, los que cada día asisten atónitos al espectáculo de la creciente estupidización del ser humano.

Los temas tratados son.

El gran secreto tras el nacimiento del cristianismo; los orígenes de los terroristas suicidas del islam; el secreto mejor guardado de la inquisición; el ejército sin espadas; la gran conspiración contra los judíos; al servicio de su majestad; las obsesiones secretas del tercer Reich; la verdadera historia de las pruebas nucleares; de Odessa a los neonazis; la batalla por el control de la mente.

También: Las diosas también mueren; ¿casualidad o conspiración?; ¿estuvimos realmente en la Luna?; la última mentira de Dick el estafador; el asesinato de Carrero Blanco y el golpe del 23 de febrero de 1981; la guerra oculta contra el rock and roll; la gran mentira del síndrome tóxico; la madre de todas las batallas. Mentiras de la Guerra del Golfo; la otra matanza de Texas y, la otra infamia del II-S.

De Marilyn Monroe, menciona: “Yo conozco un montón de secretos de los Kennedy. Secretos peligrosos”. ¿Asesinato o suicidio? ¿Cómo es posible que Marilyn Monroe se suicidara ingiriendo ocho frascos de barbitúricos cuando la autopsia reveló que no había rastros de ellos en su estómago? ¿De qué modo desaparecieron las muestras de órganos del laboratorio? ¿Qué hacía Robert Kennedy en casa de Marilyn la noche de su muerte?
De Editorial Ateneo, la primera edición fue lanzada en agosto 2003 y la reimpresión fue publicada el 16 de julio de 2016.

Comentarios