Febrero loco dicen algunos, pero este ha sido un mes de los más desquiciados en los últimos 80 años de la vida de la gran Aztlán. La noble nación de las siete cuevas sigue resistiendo la situación económica que para su población es como vivir dentro de un pozo del que no se puede salir y sus gobernantes ávidos de más oro y cacao que llevarse siguen reduciendo los servicios sociales que el imperio está obligado a brindar y proteger. Y con lo del chapopote muestran que son parásitos a los que no les importa que extraigan toda la sangre de este pueblo.
Y si a esto le agregamos las acciones imperiales de la nación del norte que han iniciado ya a aplicar a la noble Aztlán con el único fin de justificar la invasión y el despojo a los habitantes de Aztlán del poco territorio que nos dejaron después de 1847. Por qué en estas tierras realmente nadie cree que las drogas y los inmigrantes sean un problema para la nación norteña. Porque ellos han convertido el consumo de drogas en un buen negocio legal y los migrantes les sirven a sus empresarios para mantener bajos los salarios y seguir aumentando sus ganancias. Y se debe estar consciente que en su país nadie va a ser gran cosa para detener la locura fascista del señor de las mentiras.
Los reporteros del gran tipi del norte filtraron parte del comunicado que tuvo su emperador con el pequeño, pero se debe asegurar que lo más importante de la conversación fue que el presidente cara pálida piel roja le recordó que iba por los verdaderos jefes del narcotráfico.
El gobierno del Pequeño Emperador, sabedor que en el tráfico de drogas los verdaderos jefes se encuentran entre los políticos y empresarios que gobiernan este territorio y aconsejado por estos, ha iniciado una serie de escaramuzas mediáticas contra supuestos líderes del narco, coordinadores del negoció regionales sacrificables, y con esto, ellos piensan que el despliegue publicitario calme a la bestia que trae dentro el cara pálida.
Pero además, la elite infernal cree que con estas muestras violentas puede ganar tiempo para relocalizar sus capitales, familias e intereses a tierras más seguras porque el pequeño sabe que la amenaza de tropas para aprender a los capos puede en algún momento, nada remoto, que les toque sus milpitas.
Pero, los problemas del pequeño no solo son externos, después del fracaso de su marcha de apoyo no “vibró Aztlán” su situación política interior se ha agravado, vio que el noble pueblo ya no puede ser manipulado con tamales y atole y que su imagen que pulieron los medios de comunicación se ha esfumado y pareciera que ya tiene hechas sus maletas para abandonar el lugar de las siete cuevas. Los habitantes aztlaltenses rezan para que no deje en su lugar al señor del último glifo o a otro igual.
Y mientras los políticos que visten el hábito de izquierda pero que siempre juegan con la derecha siguen con su juego mezquino de evitar que los del partido de los prietos se fortalezca y los deje fuera de la jugada del reparto de cacao, pero estos no ven que no tienen futuro, porque Aztlán necesita hoy más que nunca presidentes nacionalistas y honestos y que se sacrifique en pos de su pueblo y que encabece a todas las tribus que ya estamos organizándonos para resistir la invasión del norte.
Así que para los pueblos de Aztlán este año va a ser uno de los años más pesados de nuestra historia. Pero los arcos y flechas nos dan valor para enfrentar el futuro. Viva Aztlán.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios