Inicio Opinión Editorial Las dudas del fallido NSJP

Las dudas del fallido NSJP

132

A dos años de su implementación en Hidalgo, el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) tiene más dudas que aciertos. De acuerdo con la organización México Evalúa, el estado es el tercero más rezagado en la consolidación del modelo. De los 600 puntos que debían alcanzar las entidades federativas en 2017, la entidad solo llegó al pírrico indicador de 170. Según un informe difundido a mediados de agosto por México Evalúa, 85.6 por ciento de los delitos cometidos en Hidalgo durante 2016, año en que comenzó la implementación del NSJP en la entidad, ¡quedaron impunes! Esta cifra se ubica apenas por debajo de la media nacional de 87.3 por ciento en los delitos denunciados. Preocupa sobremanera que 15 estados de los que presentaron información al respecto superan el 90 por ciento de impunidad. Volviendo al tema que ocupa la portada de la edición de hoy en Libre por convicción Independiente de Hidalgo, el documento de México Evalúa detalla que ninguna de las entidades alcanzó el estándar establecido para 2016 y 2017. En el caso de Hidalgo, el retraso en la consolidación del NSJP deriva de diversos factores que van desde mal registro de carpetas de investigación, hasta la falta de personal encargado de la procuración de justicia, entre otros. Para muestra basta un botón: solo existen 1.7 defensores, un juez de control, 0.2 jueces de ejecución y ningún asesor de víctimas por cada 100 mil habitantes, esto pone en evidencia la raquítica calidad con la que opera el NSJP en el estado. Las fallas del modelo tienen además otra directriz: exacerbada desconfianza ciudadana en la justicia, que deriva en hechos como los ocurridos en Tula y en Acatlán de Osorio, Puebla, donde cuatro personas fueron quemadas acusadas de ser delincuentes. Frente a este escenario es preciso preguntarnos si los 365 millones de pesos provenientes del orden federal entre 2012 y 2016, según el Instituto Mexicano de la Competitividad, fueron pocos, muchos o insuficientes para que Hidalgo sea colero en la implementación del NSJP. Eso habría que preguntárselo a las víctimas, directas y colaterales, de la benevolencia de un sistema de justicia penal en picada, o que más bien sigue sin despegar. Si bien las leyes son perfectibles, valdría la pena considerar propuestas como la que hizo Omar Fayad en mayo de 2017 en el pleno de la Conferencia Nacional de Gobernadores para evitar dejar libres a criminales detenidos en flagrancia. De filón. Con creces concluye hoy la edición 31 de la Feria Universitaria del Libro (FUL). Visítela y deléitese con el manjar que tiene preparada la fiesta de las letras.

Comentarios