A través de una detallada información, este diario le presenta un ejercicio de auscultación respecto a las irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en las administraciones de los exgobernadores Francisco Olvera Ruiz y Miguel Osorio Chong. En total, las observaciones durante las dos gestiones suman mil 427 millones de pesos que tuvieron que ser regresados a la Tesorería de la federación. Esto es un duro golpe para una entidad como la nuestra, tan necesitada de recursos. Aunque lo más lamentable es que las observaciones fueron dirigidas, principalmente, a los rubros de educación y salud, que al mismo tiempo son los que reciben más recursos. La administración del hoy secretario de Gobernación fue la que tuvo el mayor número de observaciones que derivaron en el reintegro de mil 165 millones de pesos, mientras que su sucesor, el priista Francisco Olvera Ruiz, tuvo que regresar 261 millones de pesos. De la administración de Osorio destacan las observaciones en el sector educativo. Sobre todo pagos indebidos a los ya célebres “comisionados”, que como bien sabe el lector, son profesores a quienes se les asignaban tareas sindicales y que, por esa razón, dejaban de dar clases en las aulas aunque seguían percibiendo su salario. Y claro, eran tiempos en los que la SNTE y el gobierno estatal caminaban en una relación provechosa para ambos. Tan solo en abril de 2005, el entonces mandatario reintegró a la federación 220 millones de pesos, principalmente por irregularidades en el ámbito educativo. No obstante, dentro de lo negativo, la información que presenta la ASF indica que, al menos en Hidalgo, su trabajo de fiscalización rindió frutos. Pero también nos muestra los errores y vicios en que incurrieron las dos administraciones pasadas. Al menos, si no quiere sentirse tan mal el lector, la ASF está haciendo su trabajo y los dos exgobernadores tuvieron que apechugar. De filón. Si bien nos comentan que no fue tan seria la advertencia, Hidalgo deberá contar en breve con su estudio de biodiversidad, o de lo contrario, advirtió el gobernador Omar Fayad, le costará el puesto al titular de Medio Ambiente de la entidad, Benjamín Rico. Bueno, será el sereno, pero entre broma y broma, la verdad se asoma.

Comentarios