Hay de madres a madres, y en el cine existen unas a toda madre, así que con motivo del Día de la Madre y para que tengas una lectura poca madre, aquí un listado sobre aquellas de la pantalla grande que son buenas madres, otras que les vale madre, unas más que van echas la madre y otras cuantas que te parten toda tu madre…

1. Sarah Connor. Sin duda, una de las madres más recias en la historia del cine. En Terminator (1984) de James Cameron, esa mujer se entera que su hijo todavía no concebido será el líder de la humanidad en la guerra contra las máquinas en un futuro próximo, por lo que Skynet, la red que controla todo, envía al pasado a un organismo cibernético para eliminarla. Del enfrentamiento, la formidable Sarah se convertirá en una guerrera a toda madre que posteriormente cría a su hijo para ser la mente militar que derrote a Facebook, Twitter y toda red social donde la gente discute por pendejadas.

2. Norma Bates. Nada más y nada menos que la progenitora de Norma Bates, el asesino serial del clásico Psicosis (1960), de don Alfred Hitchcock. Norma crió a su chamaco en completo aislamiento, ejerció diversos tipos de violencia contra é1 e incluso realizó prácticas incestuosas. El resultado, su vástago terminó siendo toda una fichita que asesinó a su propia madre, la momificó, se disfraza de ella y por las noches se dedica a acuchillar a toda dama que se hospeda en el hotel de la familia. Si el DIF hubiera intervenido antes…

3. La señora Gump. Bien dice el dicho “Madre solo hay una” y mamá Gump es única en su tipo. Con un carácter tan dulce como un malvavisco y un aplomo que haría palidecer a los Vengadores, se las arregló sola para que su hijo Forrest fuera un hombre afortunado, y de paso, sus aventuras coincidieran con varios sucesos históricos de Estados Unidos. Coincidencia o no, el personaje interpretado por Sally Field en Forrest Gump (1994) nos regaló chispazos de alegría, ternura y que la vida es como una caja de chocolates: nunca sabes qué te tocará.

4. Mamá. En vida se llamó Edith Brennan, una paciente psiquiátrica que escapó del nosocomio con su hija y terminó lanzándose por un acantilado. Ahora, convertida en el espíritu chocarrero, Mamá se dedicó a vagar en nuestro plano por más de 100 años hasta que encontró a las hermanas Victoria y Lilly, a las cuales ha criado como a la hija que perdió en vida. Así, el filme homónimo de 2013 nos mostró que el amor de una madre puede manifestarse desde el más allá, aunque cause uno que otro susto en el más acá.

5. La reina xenomorfo. ¿Qué es peor que un monstruo parasitoide de sangre ácida que acabó con toda la tripulación de una nave espacial? Adivinaron, su mamá. Y es que la reina xenomorfo o Alien queen de Aliens, el regreso (1986) es una verdadera canija madre de su madre que puede formar una colonia de criaturas dispuestas a acabar con la vida de cualquier planeta sin tanto esfuerzo. Si a ello le sumamos que es una “señito” de cinco metros de alto por 10 de largo que exhibe su mal carácter a la menor provocación, podemos sentirnos afortunados de vivir en la Tierra.

¡Feliz Día de las Madres (un día después)!

@lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios