El martes 3 de noviembre, presenciamos uno de los eventos electorales más relevantes y mediáticos de la historia política de Estados Unidos (EU). La estrecha victoria de Joe Biden (Partido Demócrata) y las acusaciones de fraude del presidente Donald Trump (Partido Republicano) tuvieron al mundo en vilo, esperando resultados y conteos que recién el lunes confirmaron una tendencia a favor de Biden. Aunque aún queda por resolver una serie de demandas interpuestas por el candidato republicano.

En ese proceso electoral también se renovó el Senado y la Cámara de Diputados; sin embargo, existieron otras elecciones que llaman la atención desde el punto de vista de la democracia local y desde las perspectivas del ejercicio de la ciudadanía. En EU se convocó también a los ciudadanos para participar en 124 referéndums, consultas públicas o plebiscitos por diversos temas que van desde impuestos hasta emblemas de estados como Colorado, que puso a consulta la inclusión de un lobo en su lábaro patrio. En Misisipi, por ejemplo, luego de 126 años votaron para retirar la cruz confederada de la bandera y reemplazarla por una flor de magnolia. Pero una de las consultas más importantes –incluso desde los últimos 10 años– ha sido por el tema de la despenalización de drogas o por el consumo medicinal y recreativo de mariguana. Recordemos que en México se deberá transitar en este último sentido, dada la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que avala su despenalización.

En las pasadas elecciones en Nueva Jersey, Arizona, Montana y Dakota del Sur se aprobó la despenalización de la mariguana y en Oregón se hizo lo mismo con el consumo de drogas duras como heroína o cocaína. Así por ejemplo, Nueva Jersey aprobó la pregunta pública número uno por la cual se legaliza el consumo de cannabis recreativo en mayores de 21 años y en Arizona se adiciona un pago de impuesto del 16 por ciento para ventas minoristas. Asimismo, Dakota del Sur aprobó las llamadas enmienda constitucional A y medida iniciada 26 para legalizar la mariguana de forma medicinal y recreativa, en ambos casos se aprobaron que la venta y adquisición pague impuestos locales del 20 por ciento. Pero el caso más llamativo fue Oregón, donde se autorizó la despenalización del porte de pequeñas dosis de heroína, cocaína e incluso el uso de hongos alucinógenos, en ese último caso para uso terapéutico. El 56 por ciento de los electores de Oregón aprobaron eso que también supone un cambio en el enfoque del consumo de drogas, pasando desde un enfoque sancionatorio-penal a uno de salud y derechos civiles, una cuestión que incluso fue apoyada por Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. Lo anterior es de amplias implicancias para las políticas públicas de salud y seguridad en ambos lados de la frontera.

A pesar de todo lo que hemos visto en los últimos días, a mi juicio la democracia estadunidense es vigorosa y compleja, ya que existen diversas formas de participación, organizaciones y sistemas electorales. Así, por ejemplo las elecciones presidenciales muestran un modelo democrático indirecto, mientras las senatoriales buscan establecer los pesos igualitarios del pacto federal y las elecciones de diputados son representativas de la población, sustentadas en el principio de mayorías directas. Por otro lado, esos plebiscitos referéndums y consultas muestran la profundidad de la democracia participativa en el ámbito local.

Las elecciones en Estados Unidos son de alto interés para observar en política comparada las diversas prácticas políticas y electorales. Acabamos de presenciar por sus propios principios del federalismo una diversidad de formas de votar: a distancia por correo postal, urna electrónica, presencial digital y presencial con boleta. También apreciamos diversas formas de contar los votos y de comunicar los resultados. Sin duda, son las vicisitudes de la democracia, pero sigue siendo el modelo más eficiente para competir y acceder al ejercicio del poder a bajo costo. Lo que permite asumir el valor normativo de la democracia y de las elecciones en las sociedades actuales.

Comentarios